IMSS-Bienestar

El pasado 31 de agosto del presente año se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto emitido por el Presidente de la República mediante el cual el Organismo Público Descentralizado denominado Servicios de Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social para el Bienestar (IMSS-BIENESTAR). Varias cosas nos llaman la atención respecto a dicho tema que me permito compartirles.

Debemos recordar que en noviembre de 2019 se reformo la Ley General de Salud para eliminar el Sistema de Protección Social en Salud conocido como Seguro Popular, sistema que fue aprobado por la Cámara de Diputados a propuesta del entonces Presidente Felipe Calderón, que posteriormente también sufrió algunas adecuaciones para mejorar su aplicación.

Con independencia de la calidad de las prestaciones de servicio que brindaba el Seguro Popular, vale la pena resaltar que dicho sistema nace a partir de una reforma legal, estaba contemplado en la Ley General de Salud y, si bien es cierto su ejecución dependía de la Administración Pública Federal y de las Entidades Federativas, su regulación dependía del Poder Legislativo.

En ese contexto teníamos la participación prácticamente de todos los Poderes del Estado involucrados en un tema relevante para los mexicanos como lo es el derecho a la salud, el Legislativo emitiendo las reglas de funcionamiento del sistema, el Ejecutivo aplicando las mismas y el Judicial revisando la constitucionalidad de dichas actuaciones cada vez que alguna persona decidía impugnar judicialmente su aplicación.

Por otro lado, también debemos tomar en cuenta que el Poder Legislativo, en aplicación de principios de parlamento abierto, tiene la opción de consultar a especialistas y organismos involucrados en la materia para que participen en elaboración de los proyectos de reformas, tal y como sucedió en su momento con la creación del Seguro Popular.

IMSS-Bienestar nace a partir de un Decreto Presidencial, una orden del Ejecutivo que crea un Organismo dependiente del Instituto Mexicano del Seguro Social para brindarle atención médica a todas las personas que no cuenten con algún tipo de seguridad social, es decir población abierta, quedando pendiente la emisión de reglamentos, manuales y reglas de operación que dictaran el funcionamiento de dicha nueva Entidad de la Administración Pública Federal.

El gran reto que se tiene en materia de salud pública es la integración de los servicios o la universalidad de los mismos, lo cual quiere decir que cualquier persona pueda ser atendida en cualquier centro de salud u hospital público con independencia a la entidad a la cual pertenece, es decir que una persona que no tenga seguridad social pueda ser atendida en las instalaciones del ISSSTE, del IMSS, de la Secretaría de Salud o, inclusive del ISSTESON.

No es correcto desaprobar a priori la creación de un organismo público, habrá que ver cómo funciona para posteriormente emitir una opinión, sin embargo, considero que el tema de salud, como derecho fundamental de todas las personas, debe analizarse de forma consensada con varios sectores de la sociedad y no dejarla en manos de la discreción o de la voluntad del gobernante en turno.

LIC. JUAN MANUEL ESCALANTE TORRES

Ver también

Litio de Sonora: discrepancias iniciales sobre su costeabilidad

Los mercados más importantes para el litio son los de las baterías para dispositivos electrónicos …