No es tan malo tropezarse: cada error te vuelve más sabio

A nadie nos gusta equivocarnos, mucho menos que eso se convierta en un tropiezo en nuestra vida, pero dado que no nacemos sabiendo todo es lógico que nos equivoquemos, lo que no es lógico es que no podamos aprender algo de ello.

¿Cuál es el peor error que has cometido en tu vida? Piensa un momento esta pregunta y contéstala en tu fuero interno. Ahora bien, ¿qué es lo que aprendiste de ello?

Generalmente cuando se piensa en un error lo primero que se viene a la mente es lo perdido, el daño, el dolor experimentado, todo lo cual es válido pero dado que esa es nuestra primer reacción, debemos ser capaces de pasar a la segunda que es comprender y aprender, comprender el evento y aprender de él.

Comprender el evento quiere decir simplemente no hacernos ni sentirnos ni víctimas ni victimarios. Generalmente en todo evento hay muchas circunstancias que nos influyen, también hay percepciones de la vida que no hemos logrado del todo e incluso errores sobre los que sustentamos nuestras decisiones.

Esto no quiere decir que no seas responsable de toda decisión tuya ya que según lo dicho hay factores que inciden en ella, al contrario, permite establecer la verdadera responsabilidad no cargando en tu espalda toda la responsabilidad de la culpa sino solo la que te corresponde.

Esto de comprender se requiere para que, sin sentirnos ni hacernos víctimas ni victimarios podamos entonces pasar a lo segundo: el aprender. Una cosa es comprender, la otra es aprender. Para aprender se requiere comprender, una vez que has comprendido en lo que cabe lo que sucedió estás en posibilidad de tener un correcto aprendizaje, digo correcto ya que si no comprendieras igual podrías aprender, pero mal.

Por ejemplo, quien ha sufrido una decepción amorosa y no intenta comprender puede ponerse en el papel de víctima o victimario y llegar a conclusiones como de que “ya no vuelvo a confiar en los hombres” o “todas las mujeres son iguales”. Sí, eso es un aprendizaje, pero un aprendizaje erróneo que parte de una mala comprensión del evento.

Una correcta comprensión nos trae un correcto aprendizaje y solo de esta forma podemos retomar nuestro camino y avanzar hacia nuestra realización como personas, después de todo no es tan malo tropezarse: cada error te vuelve más sabio.

Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.

Formación • I+D+i • Consultoría

Desarrollo Empresarial – Gestión Universitaria – Liderazgo Emprendedor

www.rocefi.com.mx

Este artículo puede verse en video en https://youtu.be/zK5L9nMJLqs

También puede descargarse gratis el libro  “Perfectos son tus caminos 3”, desde www.rocefi.com.mx  (Menú “Libros” Sección “e-book gratis”)

Ver también

Te decimos cómo preparar los famosos «tacos de nada» de Hermosillo, Sonora

Te presentamos la receta de los «tacos de aire» que causaron furor en Tik Tok …