¡Mi admiración hacia los docentes con vocación!

Por: Stephania Santoyo Castellón

“El primero que debe de llegar feliz al aula es el docente trasmitir el conocimiento es importante pero trasmitir felicidad es fundamental“.

Hoy escribo en nombre de quienes han tenido la valentía de afrontar los retos y a pesar del no tan efectivo sistema educativo siguen amando su vocación.

Escribo porque es la profesión que forma a las otras profesiones, y no, no es para sentirse superior, es aceptar que a muchos se les dio la oportunidad de ser docentes sin algún día imaginarlo.

Aprovecho, porque el poder escribirles es ser voz de todas y todos, donde lastimosamente también acepto que falta tanto por reconocer a los docentes. De nuestro sindicato, también hay mucho por hacer pero que ojalá en su conciencia obren por el bien, porque no todos hacen como que trabajan, unos sí “Se la rifan laborando.”

¡Mi admiración total! A los que están actualizándose sin importar la edad, a quienes se les complicaba alguna situación pero siguieron aprendiendo, tengo colegas, amigos y conocidos que los veo y se me llena el corazón de saber que están ofreciendo calidad en la educación.

¡Agradezco infinitamente a quienes me inspiraron y siguen inspirándome! Porque hay tantos que merecen que les aplauda de pie, porque les resalta ser empáticos, éticos, justos, inclusivos, solidarios y altruistas. He visto a tantos que dan lo mejor, por ellos ¡Gracias! Porque me dejan una tarea más: Seguir aprendiendo para mejorar.

Muchos de mis colegas siguen intentando mejores puestos dentro de la educación, incluso obtener una famosa “plaza docente”, algunos fuimos y otros son interinos, donde no importa la ciudad a la cual a uno le envíen; hay mucho sacrifico, pero allá van, allá vamos, todo por ver esa sonrisa de satisfacción en cada alumno, porque reconozco que los maestros no lo sabemos todo, también cometemos errores, y lo más importante: Los verdaderos maestros en realidad, son nuestros alumnos.

A mis exitosos alumnos y alumnas, ¡Verlos cumplir sus sueños es mi mayor motor! ¡Gracias porque sin ustedes yo no podría haber ejercido mi amor por involucrarme en su enseñanza!

Mi admiración porque esto no es una batalla de normalistas contra escuelas privadas formadores de docentes, aquí de verdad, se necesita mucho amor por la docencia, donde lo que sobresale es la vocación.

Mi reconocimiento a los que siempre buscan la manera de que su escuela sea la mejor, a aquellos que de verdad indagan y producen, que no solo hablan, que no “políticamente” te intentan convencer, porque no necesitan tanto,  sus acciones demuestran quiénes son.

El poder ser docente fue gracias a mi familia por impulsarme en mis estudios, gracias a mis amigos. Aunque no había mucho dinero en casa siempre había y existen aún ganas de superarse.

¡Gracias! A aquella profesora que cuando cursaba mi Educación Primaria me inspiró al verla laborar tanto, que pensé “De grande quiero ser como ella.”

En este camino, no todo es color de rosa, les afirmo que incluso en algunas instituciones, hay uno que otro que le molesta hasta las cualidades de sus propios compañeros; pero que eso ocurre en cualquier lugar “Lo que digan de ti o de otra persona, no te define en absoluto; más bien indica la naturaleza del que habla, así que menos podemos vivir peleando por rumores porque, entonces, habremos caído en su juego.”

Les confieso que casi siempre fui la consentida en las escuelas, y tengo tanto, tanto que agradecerles a esas personas porque me ayudaban a llegar a mi centro de trabajo, que siempre compartieron sus conocimientos, me impulsaban, motivaban, creyeron en mí, no solo existen en el pasado, están vigentes en el presentes ¡Esas personitas saben que les debo tanto!

Son muchos los seres en mi camino que han contribuido de una u otra manera y sé que en sus vidas también, que aunque sean o no docentes hubo alguno que los inspiró.

Pido perdón por aquellos que les quedaron debiendo, quizá ya son diferentes y si no, ojalá hayan conocido o tengan alguno que les motive, ¡Porque lo merecen!

Pudiera extender mis letras pero no me queda más que agradecer, al menos yo, les digo ¡Muchísimas gracias! ¡Mi admiración hacia los docentes con vocación! ¡Feliz Día del Maestro!

Ver también

La SPCGRO mantiene en vigilancia a la Tormenta Tropical “Bonnie”

ESPECIAL, jul. 2 (ESP/NPN).- La Tormenta Tropical “Bonnie” ha ingresado a la Cuenca del Océano …