Lo que eres no se demuestra con lo que tienes, sino con lo que dices y con lo que haces

Una de las principales características que podemos valorar en una persona es su congruencia, cuando alguien es congruente con lo que piensa, dice y hace genera una confianza que le permite a los demás valorarlo como persona con integridad y carácter y la verdad dicho sea de paso eso es algo inapreciable.

Los seres humanos somos realmente complejos, no solo pareciéramos tener un sinfín de peculiaridades en nuestra personalidad sino que ésta constantemente está cambiando. Ante esto generalmente expresamos no sin un dejo de cierto desaliento que nunca terminamos de entender y mucho menos conocer a los demás.

Si bien esto es cierto, tampoco quiere decir que de plano no podamos llegar a un nivel de entendimiento general de los demás y de conocimiento o más bien reconocimiento de lo que son, incluso de sus pensamientos y de sus sentimientos, pero para esto se requiere ser bastante receptivo y perceptivo.

Esta receptividad y esta perceptividad consiste en no dejarse llevar por las apariencias sino considerar el todo de lo que el otro es como eso: un todo que hay que tener presente para poder emitir juicios de valor. Este todo es alguien con sentimientos, con pensamientos, con luces y sombras, con defectos y cualidades, entonces, ¿cómo abordar lo que parece ser una tarea titánica?, una propuesta para ello es mediante la congruencia.

Si uno quiere partir de un evento, un suceso, un logro o un resultado específico para sacar una conclusión general de la persona lo más probable es que erre en su intento por conocerla, por entenderla, por describirla; pero una cosa que uno puede hacer para disminuir esa probabilidad de errar es ver a esa persona y efectuar un análisis a lo largo de todo el tiempo que tenga uno de conocerlo (y más incluso si es posible) tratando de ver si hay congruencia entre lo que dice y lo que hace, de ahí y validar sus pensamientos (muchas expresados por la misma persona) solo hay un paso.

Pero este ejercicio también es aplicable a ti y esto debes tenerlo siempre en mente ya que los demás de igual forma pueden estar evaluándote en función de lo que dices y haces y de los pensamientos que muchas veces expresas. Por lo que la mejor sugerencia para uno mismo es ser congruente en nuestras palabras y nuestras acciones con lo que pensamos y con lo que sentimos ya que tarde que temprano, sino lo somos, alguna incongruencia de nuestra parte dejará ver ese absurdo con lo que la valoración de los demás hacia nosotros no saldrá bien labrada.

Nuestra vida muestra mucho de lo que somos, pero no todo, lo que vamos logrando solo es una parte de los resultados que en nuestro andar hemos alcanzado, pero para ser congruente eso debe estar en línea con nuestros dichos y nuestros hechos, después de todo lo que eres no se demuestra con lo que tienes, sino con lo que dices y con lo que haces.

Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.

Formación • I+D+i • Consultoría

Desarrollo Empresarial – Gestión Universitaria – Liderazgo Emprendedor

www.rocefi.com.mx

Este artículo puede verse en video en https://youtu.be/nIybAVfMVd8

También puede descargarse gratis el libro  “Tu Palabra es Verdad -365 citas y reflexiones- Tomo 4”, desde www.rocefi.com.mx  (Menú “Libros” Sección “e-book gratis”)

Ver también

La SPCGRO mantiene en vigilancia a la Tormenta Tropical “Bonnie”

ESPECIAL, jul. 2 (ESP/NPN).- La Tormenta Tropical “Bonnie” ha ingresado a la Cuenca del Océano …