Feliz 2022

Generalmente muchos de nosotros aprovechamos el fin de año para realizar un corte de caja de nuestras vidas, analizar lo que dejamos atrás y ver un poco hacia al futuro, tener conciencia de donde estamos parados y planear hacia donde nos queremos dirigir. Ya sea a través de la dinámica de las 12 uvas o de forma un poco más interpersonal hacemos cada quien nuestros compromisos y proyectos a realizar en nuestra mente.

En ese análisis personal, no podemos dejar fuera el cómo estamos actualmente y el panorama exterior al que nos tendremos que enfrentar, ya que, si bien es cierto, cada inicio de año es diferente y cada vez se nos presentan nuevos retos y oportunidades, hay muchos factores que tenemos que tomar en consideración a la hora de nuestra planeación.

En lo particular considero que el panorama, de inicio, no luce muy alentador. Llevamos pocos días del año y la sensación de inseguridad nos rodea a todos. Ante los incrementos en los contagios de Covid, nos volteamos a ver unos a otros buscando quien nos pueda decir “no te preocupes, todo va estar bien”, pero no hay nadie brindándonos esa seguridad; antes hubo encierro, confinamiento, medidas estrictas contra la propagación; hoy incertidumbre, pocas vacunas, medidas relajadas, cubre bocas y nada más.

El plano económico, ese que dicen querer proteger al no volvernos a encerrar en nuestras casas, tampoco pinta nada bien. Es fácil darse cuenta al momento de hacer las compras cotidianas como los precios de muchos de los productos, que antes eran considerados de la canasta básica, han aumentado considerablemente, se llama “inflación” y no se espera que vaya a bajar en el corto plazo. Además, también se han incrementado los precios de las gasolinas, que trae como consecuencia el incremento en los precios de otros bienes y servicios.

Por su parte, nuestro Gobierno (el que sea), con la finalidad de contrarrestar las enormes ineficiencias y robos de sus antecesores, no les queda más remedio que ser estrictos a la hora de cobrar los impuestos. La Federación ya se encuentra en plan hostigador al inclusive obligar a los jóvenes de 18 años a tramitar su RFC y la miscelánea fiscal contempla normas mucho más estrictas en contra de los contribuyentes. A nivel local, veremos la mano dura de las Haciendas Estatal y Municipal para el cobro de tenencias vehiculares e impuesto predial, entre otras contribuciones.

Iniciamos este 2022 con los mismos problemas, los baches en la ciudad (mejor que no llueva decimos varios), las lámparas sin encender afuera de tu casa, el carro de la basura que no pasa, el agua que no sale, el hospital que no se construye (ya no se va construir nunca dicen), la obra prometida que no inicia, la corrupción que no se sanciona, los regidores que no trabajan, en fin, lo normal, lo de siempre.

Sin embargo, aun cuando el panorama pinte un poco complicado, debemos tener una actitud positiva ante estos nuevos retos que enfrentamos, tener en claro que vamos a salir adelante y que al final del año podamos volver a estar con nuestras familias celebrando de nueva cuenta, diciendo SOBREVIVI AL 2022.

 

LIC. JUAN MANUEL ESCALANTE TORRES

Ver también

El Colegio de Sonora celebrará su 40 aniversario con actividades virtuales y semipresenciales

El rector de la institución, Juan Poom Medina apuntó que habrá diversas presentaciones de libros …