La enorme deuda de México con sus niñas

Paula Takashima Aguilar

El 11 de octubre es la fecha que la Asamblea General de Naciones Unidas, declaró como el “Día Internacional de la Niña” con el objetivo de reconocer sus derechos, así como los problemas excepcionales que enfrentan en todo el mundo.

Ser niña en México, significa enfrentar miles de retos diarios que van desde la discriminación, la falta de oportunidades, la violencia, e incluso el feminicidio.  La realidad es que nuestro país dista mucho de convertirse en un territorio seguro que garantice los derechos de las niñas y les permita el acceso a su desarrollo pleno.

La pobreza en la que nace este sector es inminente, pues el 54.3% de los niños y niñas menores de 6 años se encuentra en condición de pobreza y en el caso de los menores de 18 años la cifra no es muy distinta, representando el 52.6% de este sector de la población.  Del total de habitantes que viven en situación de pobreza, el 44.4% son mujeres, frente al 43.4% de los hombres, lo que deja claro la existencia de condiciones mucho más adversas para niñas y mujeres.

La ausencia de oportunidades para las niñas, las condena no solamente a crecer en pobreza, sino a transmitirla de una generación a otra, agravándose en el periodo post pandemia.  La ONU ha estimado que a raíz de la pandemia por lo menos 96 millones de personas entrarán en pobreza extrema, de las que 47 millones serán mujeres y niñas.

La pobreza solo puede combatirse con el acceso a educación, lo cual permite que en el futuro se logre el acceso al mercado laboral, garantizando con ello posibilidad de contar con servicios de salud y recursos suficientes para una vida digna. Al no garantizar que las niñas asistan de manera segura a la escuela, se les priva de un futuro donde pueda gozar de su vida con plenitud.

En México, se ha registrado un avance gradual en la matriculación de las niñas, sin embargo, hay un rezago importante al cumplir los 15 años, donde sólo asiste el 46% de las mujeres a la escuela. Lo anterior con un trasfondo cultural muy fuerte, donde se cree todavía que las mujeres deben dedicarse al hogar, condenándolas a vivir en situación pobreza.

Adicional a esto, la violencia diaria que deben enfrentar es preocupantes, pues según la UNICEF, las llamadas a refugios en México han registrado un incremento del 60 al 80% durante la pandemia, lo que resulta alarmante si recordamos que hay estudios que indican que incluso antes de la pandemia, el hogar era el lugar más peligroso para las niñas mexicanas.

La creciente violencia en contra de las niñas se ve reflejada en el incremento en el número de feminicidios en este sector de la población. En México ocurrieron 512 feminicidios de niñas (0 a 17 años) entre enero de 2015 y junio de 2021, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). En el periodo que comprende de enero a junio de 2021, se reportaron 48 feminicidios de niñas, lo que significa que una niña fue asesinada cada 3.7 días.

Las cifras revisadas son terroríficas considerando que gran parte del desarrollo de un país está en manos de sus niñas. Las niñas que cuentan con acceso a alimentación saludable, educación y seguridad social, se convierten en mujeres que podrán ingresar al mercado laboral, contar con ingresos mayores y por ende romperán el círculo de pobreza.

México tiene una deuda enorme con sus niñas y esto continuará pasando factura al desarrollo del país si no logramos que gobierno, iniciativa privada y sociedad civil puedan trabajar en conjunto por este sector.  Es urgente el desarrollo de políticas públicas que garanticen la protección de las niñas, la creación de programas que aceleren su presencia y permanencia en la escuela y el fortalecimiento de acciones que permitan el pleno desarrollo y empoderamiento de este sector. Cambiar la vida de una niña, es cambiar al mundo.

 

@PaulaTakashima

Economista. Directora de Grameen de la Frontera y catedrática del Tecnológico de Monterrey Campus Sonora Norte

Ver también

Litio en Sonora: el impacto económico para el estado y el país

El estado se perfila para ser una de las principales regiones en la extracción de …