Este era Alfredo…

Muchos van a decir que ya para que hablar de alguien que ya no está con nosotros, pero de él siempre valdrá la pena hablar.

Alfredo lo confieso también tuvo sus tropiezos, sus malas decisiones, sus malos ratos, sus malos amores, sus disgusto con algunos y promesas fallidas con otros, como todo ser humano, como todo ciudadano, como todo vecino, amigo, compañero, hijo y hermano… ¿Quién no ha tomado malas decisiones? ¿Quién ha sido moneda de oro? …

Pero antes de todo eso él fue una persona trabajadora, noble, caritativa y con mucha empatía para los demás, él fue de la vieja escuela, que si antes en su tiempo de juventud estuvieran en su apogeo las redes sociales él fuera una de las celebridades del pueblo o del Estado.

Así era como lo ven en la foto, alegre, con sus pelos chinos, se subía en las estructuras de las luces en las discos para ambientar y dale ese toque de alegría a la noche, todos lo buscaban y seguían al momento de bailar la canción “sigan al líder” era el alma de la fiesta.

Fue el creador del grupo juvenil ETSON en Etchojoa, un líder nato, ayudó a cuanto pudo, hacia las famosas Kermeses en la mutualista, vendía duros, dogos, helados, organizaba discos a beneficio de alguien,  eventos en la plaza pública, rifas, gestiones a quién recurría a su sombra, hizo mucho por muchos, había personas que solo se acercaban nomás a escucharlo hablar, tenía una manera de contarte historias de los vecinos y de él que te hacia sacar el fua desde el fondo o la raíz de tu tristeza y como olvidar cuando vendiendo champurrado el día de muertos en el panteón municipal casi se caía por pisar una tumba en mal estado.

En su casa hacía la velación de la guadalupana, la cual tenía más feligreses que la misa de la iglesia, adornó y decoró los carro alegóricos de muchas reinas de carnavales y estudiantiles, maquilló y pinto a muchas quinceañeras hoy ya señoras, sirvió a la iglesia indígena en la mayoría de sus descuelgas y fiestas patronales, también en la cuaresma y nos vamos a ir largo hablando de él…

¿Por qué hablar de él?  Porque no fue cualquier persona, era muy fácil apreciarlo y muy respetado, regalando sonrisas y acompañando siempre a alguien con su bondad.

En paz descansé el Joven viejo que dio su juventud, fuerzas y tiempo para servir a los demás antes de servirse… los que te tuvimos cerca te vamos a extrañar.  Etson una vez Etson por siempre.

Créditos a Sewua Juyapo

Alfredo Valenzuela Moroyoqui

Fiel devoto de la virgen de Guadalupe

Hermanos mama y sobrinos  lo recordaran.

Nato de Etchojoa.

Ver también

Van ejidatarios contra abusos de una minera de Bailleres en Sonora

ESPECIAL, may. 23.- Ejidatarios de El Bajío, municipio de Caborca, Sonora, denunciaron ante accionistas de …