Dos generaciones, una tragedia

CIUDAD DE MÉXICO, sep. 19.- El terremoto de 8.1 grados que sacudió a la urbe a las 07:17 horas dejó miles de muertos y una espesa nube de humo y polvo de los inmuebles destruidos, entre ellos el edificio Nuevo León en Nonoalco Tlatelolco (izquierda), uno de los símbolos de la tragedia.

Treinta y dos años después, un sismo de 7.1 grados desnudó que la Ciudad de México no había aprendido todas las lecciones para enfrentar una emergencia de tal naturaleza. En esta ocasión el saldo fue de 219 muertos y, otra vez, un velo de polvo hizo su aparición desde diferentes puntos de la ciudad, como el emanado del número 286 de la avenida Ámsterdam, en la alcaldía Cuauhtémoc. De nuevo, una mole de escombros; de nuevo, una mortaja de acero y cemento.

Siguiente Anterior

Siguiente Anterior

www.proceso.com.mx

Ver también

Llegan medicamentos para el rescate del sistema de salud: Alfonso Durazo

HERMOSILLO, Sonora, oct. 18 (ESP/NPN).- Más de medio millón de piezas, entre medicamentos y material …