Un líder que no forma líderes es un líder incompleto

El liderazgo conlleva una gran responsabilidad, no solo para la natural tendencia de quienes siguen al líder de esperar de él acciones concretas y decididas que les permitan avanzar con decisión hacia lo deseado, sino para el mismo líder desde el momento mismo en que, como tal, debe enfocarse también en desarrollar liderazgos.

En una ocasión en un taller de liderazgo les pedí a todos escribieran en equipo las características que según ellos debería tener un líder. Comunicador, entusiasta, dinámico, motivador, etcétera, fueron algunos de los adjetivos que todos los equipos pusieron, pero ninguno puso, y eso se los hice ver, el que un líder debía de formar líderes.

Como uno debe estar abierto a escuchar razones que le hagan cambiar sus puntos de vista, les pedí me argumentaran por qué según ellos un líder no debía formar líderes, la respuesta fue que al contrario, si bien se les había pasado escribir eso, la formación de líderes por el líder era algo necesario.

Lo anterior es una falla común cuando pensamos en un líder ya que la imagen que se nos viene a la mente es de alguien al frente de un grupo, de ahí todos los adjetivos que podamos asignarle en ese sentido, pero luego entonces si él es quien guía todos los demás son sus seguidores, por lo que el error anterior es entendible, aunque no aceptable.

Un líder, un verdadero líder, busca que quienes lo siguen desarrollen sus capacidades y sus habilidades, y una de esas capacidades y habilidades es precisamente la del liderazgo. Un líder no puede esperar ser toda la vida líder para le sea de importancia.

De la misma forma, así como podemos concluir que una característica del líder es precisamente que sea capaz de formar liderazgos, también debemos reconocer que tal vez éste sea uno de sus más grandes retos pues ello implica superar su propio ego, deseoso de reconocimiento, para que busque que los demás vuelen con sus propias alas, incluso por cielos mayores que los que él contempla.

La reflexión, digamos un poco la reflexión filosófica de la vida, puede llevar a quien se ostente como líder, a entender esto, a ver el papel que juega en su vida y en la de los demás y en tratar de no caer en la trampa del orgullo y la vanidad que le impida tratar a los demás como iguales, con todos sus potencialidades incluyendo la de ser líderes.

El liderazgo, personal o grupal, es algo a lo que todos estamos llamados, y más que llamados todos estamos capacitados potencialmente hablando, por ello el líder debe entender que sus seguidores son sus iguales, no menos que él, y por ello tratar de que desarrollen su liderazgo, después de todo un líder que no forma líderes es un líder incompleto.

 

Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.

Formación • I+D+i • Consultoría

Desarrollo Empresarial – Gestión Universitaria – Liderazgo Emprendedor

www.rocefi.com.mx

 

Este artículo puede verse en video en https://youtu.be/4rQE3meLXd8

 

También puede descargarse gratis el libro  “Perfectos son tus caminos 2”, desde www.rocefi.com.mx  (Menú “Libros” Sección “e-book gratis”)

Ver también

Tierras camino al Sivirial usadas como basureros

Bastante basura se puede observar a pocos kilómetros del camino a este poblado Por Jonhattan …