La marca de Lamarque

Por Aureliano Rincón Candelas / CRÓNICA

CIUDAD OBREGÓN, mar. 23 (NPN).- Terminado el acto en un salón de eventos que se ubica rumbo al Campo 2, el diputado con licencia, Javier Lamarque Cano se levantó del presídium y se enfiló rumbo al baño. Al salir ya lo procuran un par de reporteros para entrevistarlo sobre su inminente unción como el candidato a la alcaldía de Cajeme por Morena.

Le hacen una seña que atiende y con aires ufanos se abre paso entre los presentes para atender el llamado de la tropa reporteril. Pero antes de eso, es abordado por un par de damas, que le sueltan a boca de jarro: “Nosotras puro Rosando Arrayales. Contigo no queremos nada porque estás bien quemado”.

El ex alcalde de Cajeme no reacciona ante las féminas; aplica el apotegma salinista de “ni las veo ni las oigo” y se zafa con agilidad, enfundado en su traje color negro y un cubre bocas guinda. Ya frente a las cámaras, responde un poco más relajado.

“Es muy importante que el próximo presidente municipal sea de Morena y que se establezca la línea de continuidad entre el ámbito estatal, federal y municipal para que los recursos fluyan de la manera más clara y haya más beneficios para la gente”.

A lo mejor si ayuda que se “alineen los astros”, pero donde creo que sí va batallar y mucho Lamarque Cano, es cómo vender la idea de que siga Morena al frente de la alcaldía, luego de la gestión tan desastrosa su correligionario Sergio Pablo Mariscal Alvarado.

No por nada en redes sociales brotó el humor negro entre  algunos usuarios que afirmaron que contraer el Covid es lo único positivo que ha logrado el ex director de Itesca al frente del gobierno municipal. Pero ni así Mariscal deja de tuitear ocurrencias.

Pero más allá de filias y fobias, ahí están los números. De acuerdo a una encuesta levantada a principios de marzo en las colonias con mayor densidad de la cabecera municipal, 400 ciudadanos cajemenses opinaron así sobre el desempeño municipal:

A la pregunta cuáles son los dos principales problemas en la colonia donde viven, el 23% dijo que el robo habitacional, el 17% venta de drogas y 13 % falta de vigilancia policiaca. Es decir, el 53% está relacionado con la seguridad pública. Sin contar lo de los homicidios.

El mal estado de las calles aparece con  un 14% y con el mismo valor, los drenajes colapsados, mientras que problemas de iluminación aparece con 8% y el agua con 4%. Nada que presumir, pero José Carlos Galindo ni se rumora por conseguir una candidatura de lo que sea para continuar su carrera marcada por el oportunismo.

Por eso cuando Javier Lamarque habla de que va “consolidar el proyecto de la IV Transformación en Cajeme”, debería ser más autocrítico y no estar tan confiado en la marca Morena porque se puede llevar algunas sorpresas.

O quizás los comentarios recientes del candidato morenista a Gobernador ya le inflaron su consabido ego despótico, tanto que ya no camina, flota. Que ya no se arregla, se adorna por los 4 costados.

“Javier es una figura muy relevante en la lucha de la 4T”, destacó Alfonso Durazo en Villa Bonita. Seguramente lo dijo porque en su carrera pública nunca ha mentido, robado ni traicionado. Y si no, que le pregunten a Ascensión López Durán y a Margarita Coss por episodios ocurridos en el trienio 1997-2000.

Como dice el dicho, “segundas partes nunca fueron buenas”. Ahí está el caso del ex alcalde prianista Jesús Armando Félix Holguín. Primero fue 1985 y luego en 2003.Desde entonces, la imagen y reputación del comerciante va en picada, pese al esfuerzo de sus corifeos.

Ver también

Pide diputada Marcia Camarena, un alto a la esclavitud infantil ante Congreso Estatal

HERMOSILLO, SONORA, abr. 16 (ESP/NPN).- En marco del Día Mundial contra la Esclavitud Infantil, la …