Clima Navojoa: Viernes 33°C
Inicio / Cintilla / Perdonar siempre

Perdonar siempre

Mons. Sigifredo Noriega Barceló

“No te digo que perdones siete veces, sino hasta setenta veces siete”
Mateo 18,21-35

MENSAJES
Kowi Top
PMI Portada y notas

Las preguntas que hace Pedro a Jesús retratan a los discípulos de todos los tiempos. Son preguntas clave del corazón humano; tienen que ver no sólo con la curiosidad de quien pregunta sino con la construcción de la comunidad. Los sentimientos y los afectos en las relaciones humanas son materia prima para una sana y fecunda convivencia. La fe en Jesús tiene que ver en/con todo esto. Mateo hecha a Pedro por delante dada la responsabilidad que tiene ante la Iglesia naciente y la de todos los tiempos. Jesús lo atiende con paciencia, lo mira con compasión, escucha sus dudas y le responde con ternura y firmeza.

En Pedro -como en todo hombre- se da la curiosidad, la inquietud, el afán de saber… y la contradicción. A veces se comporta como un hombre generoso; otras, como un hombre mezquino y calculador. Así somos los seres humanos, los de aquella época y los del tiempo del coronavirus. La respuesta de Jesús sigue y seguirá siendo la misma: la generosidad no se agota en números. El amor de Dios desborda los supuestos amores encerrados en cálculos aritméticos. La única medida de Dios es el amor y su amor es un amor sin medida.

En el Evangelio que escuchamos este domingo Pedro plantea a Jesús la pregunta sobre “cuántas veces tiene que perdonar al hermano”. Quizá la cuestión surge de una discusión entre los discípulos sobre el perdón. Parece que no se ponen de acuerdo. Recurren al Maestro para resolver asunto tan decisivo para ellos y para la comunidad. Jesús responde con su persona y con una parábola.

A simple vista Pedro parece generoso y sale con una cifra que pudiera sonar excesiva: “¿Cuántas veces…? ¿Hasta siete veces?”. No sabemos si Pedro buscaba la perfección  siete) o quería poner límites al perdón al encerrarlo en un número… ¿Qué va a pasar cuando se llene el cupo de ‘perdones’? ¿Ya no te perdono más? ¡Qué tranquilidad nos darían esas matemáticas! Y nosotros tan dados a ‘llevar cuentas’ de lo que nos hacen, a procurar el nefasto ‘ajuste de cuentas’.

La respuesta de Jesús es contundente, aun numéricamente: “… Hasta setenta veces siete”. Es una multiplicación que no da como resultado una cifra, más o menos elevada, sino un adverbio de tiempo: siempre. En otras palabras, hay que pasarse la vida perdonando a todos y siempre. El perdón como estilo de vida. La gratuidad del amor de Dios es extrema, no pide nada a cambio, enseña la parábola que escuchamos.

El perdón es indispensable para lograr la reconciliación y la paz, también en tiempos Covid. Perdonar, perdonarse, perdonarnos… El perdón debería ser una constante en la vida del cristiano. Humanamente parece inalcanzable, imposible. El perdón del que habla Jesús es fruto exquisito del amor; hay que pedirlo y trabajarlo. Solamente si nos dejamos tocar por el perdón de Dios seremos capaces de perdonar. “… Perdónanos, como nosotros perdonamos…”

Que el Señor nos dé su gracia para perdonar siempre y de todo corazón.

Con mi afecto y mi bendición.

Originario de Granados, Sonora.
Obispo de/en Zacatecas

Ver también

Pacto Para que Siga Sonora ha dinamizado la recuperación de empleos: Luis Núñez Noriega

HERMOSILLO, SONORA, sep. 17 (ESP/NPN).- Las políticas impulsadas por la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano durante …