Clima Navojoa: Martes 28°C
Inicio / Cintilla / En el camino a la excelencia dos cosas debes cuidar: creerte más que los demás y que los demás hagan creerte menos

En el camino a la excelencia dos cosas debes cuidar: creerte más que los demás y que los demás hagan creerte menos

Toda nuestra vida no es más que un camino hacia la maestría, hacia la excelencia, en ese camino el término medio nos da la sobriedad necesaria que se contrapone a los excesos y permite lucidez de visión y claridad de percepción.

Todas las cosas que existen poseen características que les permiten desarrollar todo su potencial, un cambio en las mismas vendría a trastocar no solo su utilidad sino incluso su existencia misma.

MENSAJES
Kowi Top
Los Álamos Café Portada y Notas

¿Te has fijado en las características de una flor o de un escarabajo? si la flor fuera mucho muy alta su tallo se doblaría y se rompería, de la misma forma si el escarabajo fuera del tamaño digamos de un elefante su peso haría que se colapsara sobre sí mismo. Ambos tienen el tamaño idóneo.

¿Te has fijado en una presa o en una casa? Si la presa fuera mucho muy pequeña no serviría prácticamente para nada pues le sería casi imposible contener las aguas, de la misma forma una casa muy pequeña no serviría como lugar para ser habitado, cuando mucho tal vez para estar unas horas. Ambos tienen el tamaño idóneo.

Hay una expresión coloquial que dice sabiamente que en todo “ni tan tan, ni muy muy”. Independientemente de si este es un modismo regional, supongo que todas las culturas han de tener alguna expresión que llame al justo medio en todas las cosas, incluso en vivir tu vida.

El ser humano tiene como referente a sí mismo y a los demás, constantemente estamos viéndonos, comparándonos, y evaluándonos en función de la información que sobre nosotros mismos y sobre los demás tenemos. En ese vernos y ver a los demás podemos detectar diferentes  momentos en nuestra vida: valles y cimas así como logros y fracasos que vienen a representar el zenith y nadir de nuestra misma existencia, y en todos los casos el objetivo al experimentarlos es el mismo: el justo medio.

Antes de explicar lo anterior te propongo un ejercicio que desarrollo en mis talleres de motivación: piensa en un logro personal que te haga sentir sumamente orgulloso, ahora piensa en cinco personas cuyos logros sean superiores con mucho a ese logro que te hace sentir orgulloso. Ahora piensa en algo que te haga sentí apenado por ser un “fracaso” de vida, ahora piensa en cinco personas cuyos errores o fracasos sean considerablemente mayores comparados con el tuyo.

Siempre habrá alguien que tenga un mejor logro o resultado de aquel nuestro que pudiera llegar a enorgullecernos, así que esa vanidad que nos dice al oído que somos lo mejor nunca antes visto no debe ser tomada en cuenta, pero de la misma forma ante los fracasos podemos ver personas que han estado en mucho peor situación que nosotros, por lo que tampoco es válido juzgarnos de manera contundente y condenarnos de manera irremediable.

Otro ejercicio es el siguiente: de nueva cuenta recuerda un logro que te haga sentir orgulloso, ahora piensa en todas aquellas personas que de una forma u otra colaboraron para que tu pudieras lograr eso que te hace sentir bien; por otro lado, piensa de nuevo en algo que te avergüence de tu vida, pero de la misma forma piensa en todas las circunstancias que se dieron para llevarte a eso que no te gusta.

Como podemos ver en los logros siempre hay gente detrás de nosotros que de una forma u otra, directa o indirectamente, nos apoyó a lo largo de nuestra vida hasta llegar el momento en que obtuvimos lo que queríamos. De la misma forma en nuestros errores o fracasos están tantas circunstancias externas, algunas incluso incontrolables, que no es dable el hacernos completa y totalmente responsables de los mismos.

Estos dos ejercicios llevan la misma finalidad: hacerte ver que los triunfos no son total y completamente tuyos pero tampoco tus fracasos, ambos te sirven para mostrarte el camino y para señalarte la clase de persona en que te estás convirtiendo, así que no lo olvides: en el camino a la excelencia dos cosas debes cuidar: creerte más que los demás y que los demás hagan creerte menos.

Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.

Formación • I+D+i • Consultoría

Desarrollo Empresarial – Gestión Universitaria – Liderazgo Emprendedor

www.rocefi.com.mx

Este artículo puede verse en video en  https://youtu.be/7oOBfgc8rog

También puede descargarse gratis el libro  “Salid de ella pueblo mío -2ª  advertencia: Doctrinas-”, desde www.rocefi.com.mx  (Menú “Libros” Sección “e-book gratis”)

Ver también

Julio César Chávez tendrá billete de lotería conmemorativo

Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo, reveló que el billete conmemoraría el cumpleaños …