Clima Navojoa: Miércoles 35°C
Inicio / Cintilla / Shakira y Jennifer López, escalando el Kilimanjaro

Shakira y Jennifer López, escalando el Kilimanjaro

El espectáculo fue mucho más que eso. Fue un veredicto político y cultural con talento femenino; con perfume de mujer.

WASHINGTON, D.C., Feb. 11.- Shakira y Jennifer López cautivaron a millones de espectadores en el show de medio tiempo del Súper Tazón en el estadio Hard Rock de Miami. Radiantes, seductoras, libres, seguras, atléticas y bellas, interpretaron desde salsa hasta danza del vientre, cantaron en inglés y en español y festejaron como si el mañana no existiera. Las redes sociales estallaron. El espectáculo, en el que por primera vez en la historia del campeonato del NFL fue encabezado por dos latinas, se viralizó. #Shakira #JLo fueron el trending topic del momento.

MENSAJES
Kowi Top
PMI Portada y notas

Sin embargo, el espectáculo fue mucho más que eso. Fue un veredicto político y cultural con talento femenino; con perfume de mujer. La mujer latina empoderada en tiempos de racismo y xenofobia, diciendo: no nos van a callar; en tiempos del #MeeToo, clamando, no nos van a inhibir. Y fue la denuncia al maltrato del que son víctimas diariamente los inmigrantes por la Gestapo fronteriza al servicio de un Presidente supremacista.

Enfundada en un breve conjunto de dos piezas en rojo combativo, la colombiana abrió con un saludo en español ante un público 70 por ciento latino. Los críticos secundaron el entusiasmo de los fans rayando en la euforia. “Shakira… hizo gala de su multifacética musicalidad al alternar, con impresionante habilidad, entre la guitarra y la batería, mientras cantaba un popurrí de sus hits favoritos—“Whenever, Wherever” y “Hips Don’t Lie”—con un poder vocal sin esfuerzo aparente”, escribió Sarah L. Kaufman, en The Washington Post.

Jennifer López hizo su entrada triunfal sostenida de un simulacro de rascacielos neoyorquino, su ciudad natal, enfundada en un bodysuit de piel negra con aplicaciones de cristal y amplia falda color rosa mexicano. Subliminal desaire a la Academia Cinematográfica que pasó por alto “Hustlers” en las nominaciones del Oscar en el que la hija de puertorriqueños interpreta el personaje de una show girl en un club nocturno de pole dance. Con gran esfuerzo alcanzó la condición física que le permitió dominar la acrobacia del pole dance y que puso a buen uso en el Súper Tazón.

Los doce minutos del medio tiempo cerraron con un explosivo segmento. Un coro infantil de niños en túnicas blancas. Algunos tras simulaciones de rejas que evocaban a los hijos de inmigrantes separados de sus padres y encerrados en jaulas en la frontera. J.Lo, ahora en un bodysuit color plata y arropada en la bandera de Puerto Rico, que desplegó como si fuera dos grandes alas emplumadas, y Shakira vestida en oro, se unieron al coro en el cual destacaba la hija de 11 años de la primera. Entonaron “Let´s Get Loud” y “Born in the USA”. Mensaje: los habitantes de Puerto Rico, la isla inmoralmente abandonada por los políticos en Washington tras varios devastadores desastres naturales, también son ciudadanos de Estados Unidos. Asúmanlo.

Shakira y el puertorriqueño Bad Bunny cantaron “Chantaje”, mientras que el colombiano J. Balvin, hizo lo propio al lado de J.Lo, interpretando “Mi Gente” y “Love Don´t Cost a Thing”. La presencia masculina, observaron los críticos, no desvió la atención de la transfusión de energía femenina que propulsó la actuación y la sorpresiva dosis política que inyectó.

Shakira se despidió en español y López en inglés. Este país, le guste a quien le guste, es predominante bilingüe. Asúmanlo.

La comunidad latina, orgullosa de sus dos reinas. “El mejor regalo de cumpleaños ha sido sentir el apoyo de todos mis fans… Hemos escalado el Kilimanjaro y los latinos hemos hecho historia esta noche. ¡¡No lo hubiéramos logrado sin ustedes!!”, tuiteó Shakira. Al cierre de esta columna, había acumulado más de 600 mil likes.

El atletismo de López, de 50 años, fue tema en todo el mundo. “Ese asombro global sobre el poder de los 50 de J.Lo también es una celebración cultural de lo anómalo, de una mujer maravilla que ha sido capaz de mantener y extender en su mediana edad los mismos cánones normativos de una veinteañera (e incluso mejorarlos)”, escribió Noelia Ramírez, en El País.

“El efecto total de J.Lo fue un tanto hipnótico, una demostración directa de una mujer que se glorifica en su propio físico y un desafío a cualquiera que pueda emitir un juicio basado en un número”, secundó Vanessa Friedman, en The New York Times, en un comentario que se colocó entre los más leídos.

De haber sido un hombre cincuentón, no hubiera sido difícil asumir su edad.

Su condición de madres tampoco pasó desapercibida. Shakira, de 43 años, es pareja de Gerard Piqué, futbolista español del equipo Barcelona. Tienen dos hijos. Jennifer López, es mamá de gemelos. Su tercer esposo, y padre de sus hijos, es el cantante Marc Anthony. En el verano contraerá nupcias por cuarta vez con Alex Rodríguez, ex beisbolista de los Yankees. López bromea que jamás imaginó que un “yanqui” le propusiera matrimonio. Shakira es 10 años mayor que Piqué y López le lleva seis a Rodríguez. Otro tabú roto.

No es la habilidad de las dos mujeres para bailar sacudiendo sus largas melenas, ni los ritmos sincronizados de sus caderas, ni los músculos de acero de López, ni el ágil vientre de Shakira, ni la actuación sin remordimientos puritanos lo que trascenderá del icónico espectáculo, sino el potente mensaje de identidad y empoderamiento latino femenino que mandaron. Sí, alcanzaron la cima del Kilimanjaro.

 

www.sinembargo.mx

Ver también

Falta de reforestación en el Río Mayo

Muchos de los árboles que están en este lugar se comienzan a caer o los …