Clima Navojoa: Miércoles 26°C
Inicio / Cintilla / Decrecimiento

Decrecimiento

La cancelación del NAIM en Texcoco es tal vez el golpe más fuerte que recibió la confianza para quienes veían en nuestro país terreno rentable.

ESPECIAL, Ene. 31.- La mala noticia llegó. Se estimaba desde hace meses. El Inegi la confirmó ayer: la economía mexicana no creció durante el 2019, por el contrario. Y así como en diciembre pasado, en Palacio Nacional nos informaron, a la espera de la ovación, que los homicidios dolosos disminuyeron 0.1%; así también debieron advertirnos y reconocer las fallas tras la contracción económica que registró el país el año pasado, también de 0.1 por ciento.

MENSAJES
Kowi Top
Los Álamos Café Portada y Notas

La perspectiva, que durante varios meses pronosticaban expertos y organismos, debe ser tomada en cuenta para la toma de decisiones. Sí, muy bien que muchas de éstas se dirigieron a la disciplina fiscal, a evitar el endeudamiento. Bien que no sueltan su política de austeridad, que tendrá pronto que rendir cuentas de ahorro. Bien que se impulsen las actividades económicas primarias (ésas que sí crecieron durante el 2019), pero, ¿eso basta para dar solidez a la economía?

Desde ayer, analistas subrayan que lo preocupante de ese 0.1% de contracción en el PIB es que supone el peor número para el país en diez años, cuando el mundo enfrentó una crisis económica. Hoy, no hay un factor global como ése al que se pudiera responsabilizar. La causa es evidentemente interna.

En la transición tras los comicios de 2018, López Obrador envió la peor de las señales a los inversionistas nacionales y extranjeros. La cancelación del NAIM en Texcoco es tal vez el golpe más fuerte que recibió la confianza para quienes veían en nuestro país terreno rentable. Luego, ya en gestión, llegó el empeño en proyectos sumamente cuestionados, como la refinería en Dos Bocas, el Tren Maya, la termoeléctrica de Huexca. Más aun por sus también cuestionables métodos de validación y la ausencia de estudios de viabilidad e impacto ambiental en todos los casos. Pésimas señales, excelentes barreras para evitar el paso de la certidumbre. ¿Quién querría meter su dinero en un país donde de un día para otro y a capricho, los proyectos se cancelen? Justo las actividades secundarias fueron las que tuvieron tendencia a la baja en 2019.

El presidente López Obrador goza de mucha popularidad y lo sabe, incluso ayer se dio el permiso de bromear sobre sus “otros datos” cuando en la conferencia mañanera lo cuestionaron sobre los números revelados por el Inegi. Debería aprovechar ésta para enviar esas señales de certidumbre tan necesarias para los inversionistas. Afianzar ese apoyo, crecerlo a través del reconocimiento de las fallas y la corrección del camino. Con estos números y las tantas dudas sobre Santa Lucía, ¿qué les diría a los inversionistas si se retoma el proyecto en Texcoco? ¿Qué si se detiene el Tren Maya o la Refinería en Dos Bocas, aunque sea a la espera de los análisis y estudios necesarios para sustentar su viabilidad? Aún es momento para que evalúe el Presidente qué gana acelerando estos megaproyectos, por los que espera sea recordado también su sexenio, y qué pierde él, y el país, con ellos.

Muy bien la solidez que han dado y mantenido al peso frente al dólar. Muy bien la agricultura, el consumo y muchas otras actividades económicas primarias que están en buen curso. Gran noticia que el T-MEC haya pasado ya la tensión con EU y esté sólo a la espera de la firma de Canadá, pero nada de esto basta para generar certidumbre, si los varios frentes económicos no son tratados con el mismo rigor. La promesa de crecimiento al 4% que tanto escuchamos en campaña, se esfumó demasiado rápido y la realidad nos alcanzó. La buena noticia es que sí, que todavía estamos a buen tiempo para corregir.

 

www.excelsior.com.mx

Ver también

Eric Yuan, el inventor de Zoom que permite relacionarse en tiempos de crisis

ESPECIAL, Abr. 01.- Ocho veces Estados Unidos le negó la visa de residencia y otras …