Clima Navojoa: Domingo 22°C
Inicio / Cintilla / La constancia del aire erosiona hasta la roca, la constancia en tus acciones vencerá cualquier obstáculo

La constancia del aire erosiona hasta la roca, la constancia en tus acciones vencerá cualquier obstáculo

Cuando uno avanza por la vida, la vida misma se encarga de darnos las lecciones requeridas para ello. Es una relación dinámica donde la vida nos da lecciones, pero las lecciones nos dan vida. Es así como en el aprender está el avanzar y en el avanzar el aprender.

Cuando vemos los grandes fenómenos naturales, es palpable la manera en que éstos reconfiguran el entorno. Un huracán, un tsunami, un terremoto, son fuerzas descomunales que pueden cambiar todo el entorno de un momento a otro. Pero de la misma forma hay fuerzas de la naturaleza que no le apuestan a la cantidad de energía requerida, sino más bien a la constancia de la misma.

MENSAJES
Kowi Top
Motopartes Top y Notas adentro
Los Álamos Café Portada y Notas

Por ejemplo, el viento, con su acción constante, puede llegar a erosionar la roca más dura, solo que no sería en cuestión de días, meses o años, sino más bien de décadas o centurias. Así como el viento otras fuerzas como el agua e incluso el andar de los seres vivos, van haciendo cambios que de inicio se antojan imperceptibles pero cuyos resultados son visibles en el largo plazo.

De la misma forma, cada uno de nosotros tiene en sí ambas posibilidades: fuerzas considerables para generar resultados en el corto plazo, pero también la fuerza de la constancia para alcanzar resultados en el mediano y largo plazo.

En lo que respecta a nuestra personalidad, los cambios duraderos surgen en este segundo escenario, ¿por qué?, porque de la misma forma que la roca, nuestra personalidad tiene esquemas de pensamiento y comportamiento fuertemente arraigados que requieren de tiempo para ser modificados.

En una ocasión, en un taller de capacitación, le pedí a quienes participaban en él que nos dijeran una gran meta que tuvieran en la vida. Todos pusieron una meta de valor, a veces personal a veces profesional. La siguiente pregunta fue que si que requerían para lograr eso. Las respuestas fueron variadas, algunos decían que dinero, otros que tiempo, otros que tal o cual estudio, otros más que tal o cual paso o acción y demás. Mi comentario final fue el siguiente: “todos esto que acaban de señalar es correcto, se requiere para lograr las metas que han señalado todo lo que han dicho, pero de entre todo hay un ingrediente que no han mencionado y que es finalmente el que permite que todo suceda: constancia.”

La constancia es ese ingrediente que no puede ni debe faltar en ninguno de los proyectos que uno emprenda, es la fuerza interna que nos habilita para dar los pasos necesarios para alcanzar nuestras metas, es lo que nos mantiene cuando cansados nos sentimos y lo que nos empuja cuando andar más no queremos.

Esa constancia no es algo emocional, pero tampoco eminentemente racional, es una mezcla de lo que sentimos y de lo que sabemos. Esas dos fuentes le permiten a la constancia existir y subsistir a las pruebas que pudiera enfrentar. Las emociones nos llevan hacia lo que queremos, la razón hacia lo que necesitamos, y en momentos de prueba uno puede acudir a una de las dos o a ambas para sacar de nuevo energía.

Por ejemplo, si existe un momento de desilusión o depresión en el camino a la meta, la mente –fría, analítica y objetiva- puede entrar al quite para mostrarnos los por qué debemos seguirlo intentando. De la misma forma si racionalmente vemos obstáculos imposibles de conquistar, la parte emotiva puede surgir para motivarnos a seguir en el camino.

En el andar por la vida muchas veces la constancia logra resultados que racional o emocionalmente parecían imposibles de lograr, ya que la misma va generando sus propios caminos para hacer realidad las  metas, después de todo la constancia del aire erosiona hasta la roca, la constancia en tus acciones vencerá cualquier obstáculo.

Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.

Formación • I+D+i • Consultoría

Desarrollo Empresarial – Gestión Universitaria – Liderazgo Emprendedor

www.rocefi.com.mx

Este artículo puede verse en video en https://youtu.be/eT_x64iJHJw

También puede descargarse gratis el libro  “La imagen del Dios invisible

-el Hijo unigénito como revelador de Dios Padre-”, desde www.rocefi.com.mx  (Menú “Libros” Sección “e-book gratis”)

Ver también

Río Sonora: justicia al fin

ESPECIAL, Ene. 18.- Lo primero que vuelvo a pensar, un día como hoy, es que …