Clima Navojoa: Lunes 34°C
Inicio / Cintilla / Bienvenido, 2020. Muchas gracias, 2019

Bienvenido, 2020. Muchas gracias, 2019

Mons. Sigifredo Noriega Barceló

“Y aquel que es la Palabra se hizo hombre y habitó entre nosotros”, afirma con ternura y firmeza el evangelista Juan. Es la Palabra de vida que escuchamos el día de Navidad y el día último del año.

MENSAJES
Kowi Top
Los Álamos Café Portada y Notas

Dios-con-nosotros, metido en la historia hasta el fondo. Dios-con-nosotros para ser el camino y hacer el camino junto a nosotros.

Dios-con-nosotros para clarificar los renglones de la historia que hemos escrito en el año que termina; y para tomarnos de la mano para que escribamos buenas y generosas historias durante el año que iniciamos.

No hay luz mejor para mirar con serenidad el año que termina.

No hay luz más esperanzadora para mirar el futuro a construir el año que inicia.

Termina la segunda década del siglo veintiuno. Inicia la tercera. La vida se mira mejor en su conjunto y se comprende más si la organizamos en períodos de tiempo. Quienes habitamos en este tiempo tenemos la dicha de convivirlo, comunicarlo, orarlo, agradecerlo, ofrecerlo.

En este pasar de un año a otro se unen recuerdos, nostalgias y fracasos con sueños, deseos y anhelos; confusiones, desalientos y fatigas con metas cumplidas, logros y realizaciones. Junto a los conflictos y las crisis más publicitadas encontramos las luchas interiores de cada persona, familia, empresa, escuela, iglesia, grupos y asociaciones diversas.

Pasar de un año a otro, del año viejo al año nuevo, nos enternece y nos cuestiona. Pedimos perdón y prometemos actitudes nuevas; agradecemos y pedimos nuevas gracias; nos abrazamos con el año que quedó atrás y, al mismo tiempo, abrimos los brazos a lo que vendrá ‘por delante’ o ‘más adelante’; lloramos y reímos; queremos olvidar y, al mismo tiempo, esperamos el año nuevo con los ojos abiertos.

No tengamos miedo. Para nosotros cristianos es una gracia poderlo hacer cobijados en la confianza que nos proporciona Jesucristo, nacido para nuestra salvación. La fe en Él nos da la serenidad y la esperanza para vivir, leer e interpretar la historia y las historias en clave de salvación; de tiempo de oportunidades para crecer y colaborar en el bien de cada ser humano y de toda la creación.

Con mi corazón, lleno de confianza y de alegría por el acontecimiento de Navidad, los bendigo con la bendición de la liturgia de la Iglesia, propia del día primero del año:

Que Dios, fuente y origen de toda bendición, les conceda su gracia, los bendiga copiosamente y los guarde sanos y salvos durante el año 2020. Amén.

Que los conserve íntegros en la fe, inconmovibles en la esperanza y perseverantes hasta el fin, con santa paciencia, en la caridad. Amén

Que disponga en su paz sus días y ocupaciones, escuche siempre su oración y los lleve felizmente a la vida eterna. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes. Amén.

Muchas gracias, año 2019. Bienvenido, año 2020.

Originario de Granados, Sonora.

Obispo de/en Zacatecas

Ver también

¿Por qué unos enferman semanas de COVID-19 y otros pocos días?

La genética de cada persona, junto a factores todavía desconocidos del propio virus, provocan que …