Clima Navojoa: Sábado 25°C
Inicio / Cintilla / Historias de mujeres en la Revolución Mexicana que debes conocer

Historias de mujeres en la Revolución Mexicana que debes conocer

ESPECIAL, Nov. 18.- Es usual que sepamos de ellas por las películas que protagonizaron María Félix o Dolores del Río, los corridos —la internacional ‘Adelita’—, la literatura, las calles que llevan sus nombres y hasta la apuesta de Banxico para imprimir su imagen en la nueva familia de billetes. Sin embargo, es poco lo que sabemos de su incidencia en la Revolución Mexicana.

Nos referimos a las mujeres que atestiguaron o participaron en la Revolución Mexicana —desde soldaderas, adelitas, coronelas y hasta periodistas que se unieron en contra de la dictadura de Porfirio Díaz hasta la lucha por la igualdad de los derechos entre hombres y mujeres.

MENSAJES
Kowi Top
Los Álamos Café ITSON Top y Notas adentro
Los Álamos Café POTROS Top y Notas adentro
Motopartes Top y Notas adentro

Las mujeres en la Revolución Mexicana

Antes de irnos con las hazañas de las mujeres revolucionarias, vale la pena tomar en cuenta que en la historia, las mujeres han tenido que sortear situaciones complejas —no sólo en México, también en el mundo.

Pese a formar parte de la mano de obra en las fábricas textiles o en el campo, de ocuparse de las labores domésticas, de la familia y guardar las “buenas costumbres”; las mujeres fueron relegadas y sus derechos simplemente no existían.

En el siglo XIX, por ejemplo, las obreras recibían un salario menor en comparación al sus compañeros.

Carmen Parra

Conocida como Carmen Alanís o coronela Alanís, Carmen Parra se unió a las tropas revolucionarias en 1910.

Entonces, las tareas de la coronela se diversificaron: llevaba parque a las tropas en Chihuahua, fungía como mensajera de Francisco I. Madero y Emiliano Zapata y hasta llegó a luchar junto a Pancho Villa.

En esta aventura, Carmen Alanís terminó presa durante un breve periodo. Luego fue comisionada en el proceso de la amnistía para los revolucionarios que estaban en El Paso, Texas, y las tropas de Francisco Villa.

Una vez que terminó esta etapa, Carmen Parra se unió a grupos feministas y obreros que pugnaban por los derechos laborales, así como la ciudadanía de las mujeres mediante el voto.

En 1942 —un año después de su muerte—, la coronela fue distinguida por el gobierno mexicano como Veterana de la Revolución. 13 años después las mujeres mexicanas lograron el derecho al sufragio.

Valentina Ramírez Avitia y Clara de la Rocha

Estas mujeres —oriundas de Durango— se incorporaron a la revolución en su primer año, en las tropas del general Ramón F. Iturbide.

La joven Clara de la Rocha peleó junto con su papá Herculano de la Rocha, hasta que logró el rango de coronela.

¿Y Valentina Ramírez? Seguro alguna vez han escuchado la canción de ‘La Valentina’. La historia de Ramírez Avitia inspiró estas letras. De ella sabemos que participó en varios combates hasta que se topó con la toma de Culiacán, Sinaloa —20-23 de mayo de 1911.

Su imagen, vestida con ropa de hombre y llevando una carabina 30-30, se inmortalizó gracias a una foto publicada en La Semana Ilustrada.

Hermila Galindo

Maestra, feminista y periodista, Hermila Galindo Acosta tuvo su primer acercamiento con la Revolución Mexicana al lado del movimiento antirreeleccionista.

En 1911, Galindo se mudó de Durango a la Ciudad de México, donde tras la decena trágica conoció a los constitucionalistas Abraham González y Venustiano Carranza.

Como secretaria particular de Carranza, Galindo intentó incidir en la creación de una nueva constitución. ¿Cómo? La periodista pidió el derecho de las mujeres al voto.

Sin embargo, el Congreso Constituyente ignoró su petición bajo el argumento de que las actividades de las mujeres no habían salido “del círculo del hogar doméstico” y tampoco de los integrantes masculinos de la familia

Al igual que la coronela Alanís, Hermila Galindo no pudo ser testigo de la materialización del voto femenino, pero cimentó las bases para que fuera una realidad.

En 1912 —a los 23 años—, Malaquías Amelia de Jesús Robles decidió unirse a la Revolución Mexicana. Y con las tropas de Emiliano Zapata, Amelia realizó tareas de mensajería, contrabando de armas y una que otra misión especial.

En medio de la aceptación que las mujeres debían ganarse como soldados de la revolución, Amelia fue  más allá: se convirtió en Amelio Robles.

Hablamos de la historia de un hombre trans que logró ser parte de la revolución como coronel y, al mismo tiempo, ser reconocido por su identidad de género.

Soldado y coronel zapatista —originario de Guerrero—, Amelio también logró el reconocimiento como Veterano de la Revolución Mexicana, por parte de la Sedena (Secretaría de la Defensa Nacional) en 1974.

De acuerdo con el texto de la investigadora Gabriela Cano, ‘Amelio Robles, andar de soldado viejo. Masculinidad (transgénero) en la Revolución Mexicana’, esta historia nos muestra el paso de una “identidad femenina impuesta a una masculinidad deseada”.

Una vez que terminó la Revolución Mexicana, Amelio Flores también se retiró de la lucha, se casó y adoptó a una niña. Su vida gozó del reconocimiento de su género —a pesar de las adversidades. Lo que podría considerarse como un caso precursor del movimiento trans en nuestros días.

www.sopitas.com

Ver también

Sonora primer estado que instala el Comité de Desarrollo Regional para las Zonas Mineras

HERMOSILLO, SONORA, Dic. 6 (ESP/NPN).- En beneficio de los municipios con actividad minera en la …