Clima Navojoa: Jueves 33°C
Inicio / Cintilla / La fe que transforma

La fe que transforma

Mons. Sigifredo Noriega Barceló

“¡Si ustedes tuvieran fe…!”

MENSAJES
Kowi Top

Lucas 17,5-10

Seguimos profundizando en las actitudes que el discípulo debe asumir en el camino hacia su Jerusalén y las huellas de novedad de vida que debe pintar en el suelo que pisa. El tema de este domingo es la fe como actitud y como estilo de vida, no sólo como don de Dios y respuesta puntual del creyente. Hay otro elemento que olvidamos con frecuencia: la novedad que puede aportar la fe en Cristo en la vida del discípulo en tiempos de crisis.

Hoy escuchamos una petición urgente, una respuesta que compromete a Dios –siempre fiel y misericordioso-, un ejemplo que abre los ojos a quien quiera mirar y la invitación a romper con todo aquello que pueda bloquear la fecundidad de la fe.

“Señor, ¡auméntanos la fe!”, piden Pedro y compañeros ante la encrucijada de seguir la ley de Moisés (y todo el sistema religioso construido alrededor de ella), o seguir a Jesús y la novedad del Evangelio que predica y testimonia. En el texto que escuchamos parecen estar a punto de definirse. Piden aumento de fe para andar el camino del seguimiento y cumplir así las exigencias de la misión. ¡Qué bien nos haría una petición así a quienes tenemos que definirnos ante las ofertas de salvación de las nuevas, facilonas y engañosas ideologías del momento!

“Si tuvieran fe…” es la respuesta-propuesta tajante de Jesús: con un poquito de fe podrían hacer maravillas inimaginables. Para ello es necesario romper con las ataduras del legalismo de todo tipo que, con frecuencia, bloquea la fe. Dios es fiel, no falla. Jesús es la garantía de la fe; su firma es la cruz gloriosa. La respuesta comprometida de Dios aplica también en este tiempo. La fragilidad del discípulo y las amenazas del entorno necesitan de la seguridad de la fidelidad de Dios.

“Quien de ustedes, si tiene un siervo…” ejemplifica Jesús con un lenguaje cargado de ironía. Con maestría describe la esclavitud del sistema religioso legalista que no libera, que humilla, que condena al esclavo a servir a un amo despótico. El que está esclavizado no crece porque no es libre. Quizás algunos de quienes se confiesan católicos (discípulos modelo siglo veintiuno) le apuestan a la mentira, la indiferencia, la sospecha, la queja crónica como sistema de vida. El ejemplo que nos regala Jesús es una invitación a tomar en serio nuestra fe. No podemos caer en el engaño del supuesto paraíso de las ‘libertades’ sin responsabilidad y los ‘derechos’ sin obligaciones.

Jesús nos invita a vivir el seguimiento con audacia y la misión con alegría. Él es la verdadera, profunda, sólida y permanente novedad para quien se abre al maravilloso mundo de la fe. Examinemos si nuestra fe es de calidad. El Evangelio nos reta a romper con antiguas y modernas esclavitudes si es que queremos crecer en la fe y mover montañas. Una fe madura nos hará caminar confiadamente aunque, de momento, pasemos por cañadas y valles oscuros. El justo vivirá por su fe, anuncia esperanzado el profeta.

Con mi afecto y bendición para todo el mes de octubre.

Originario de Granados,Sonora.

Obispo de/en Zacatecas

Ver también

¿Por qué Sonora no tiene cambio de horario?

En México hay cambios de horario al inicio de las temporadas de verano e invierno, …