Clima Navojoa: Martes 25°C
Inicio / Cintilla / Los idus de septiembre

Los idus de septiembre

Navojeme

Por Aureliano Rincón Candelas

MENSAJES
Kowi Top

Apenas prendí la computadora esa noche de 14 septiembre y la colega Reyna Haydé Ramírez ya me urgía vía messenger: “andas en el Imss?”. No entendí  el cuestionamiento hasta que me informó que  acababan de balear al diputado electo Eduardo Castro Luque.

Lo primero que me vino a la mente fue marcarle a mí entonces vecino Eduardo Tirado, quien fue su operador de medios en la campaña a la diputación local por el distrito XVII. Como no me contestaba, me fui caminando al hospital desde la Otancahui.

Para cuando llegué ya se hablaba de la muerte del publicista metido a la política. Había una concentración de personas  afines al PRI en el exterior del hospital que abarcaba hasta la calle Guerrero. En el interior de urgencias estaban los jerarcas del tricolor.

Escuché especulaciones de todo tipo hasta que me topé con la humanidad del buen Lalo Tirado. Después del saludo y expresarle mis condolencias, le pregunté que si quién era el suplente de Castro Luque y me contestó que “por ahí anda”.

Tras husmear entre la multitud sobre el paradero del suplente, pude observar a unos metros a un joven taciturno. Apenas  lo puedo recordar sin la mínima expresión en su rostro, ensimismado en medio del barullo que se vivía en su entorno.

Las horas pasaron y el lugar se fue despejando. Como vivía cerca, me quedé hasta al final junto al vocero de Castro Luque. Ya pasaba de la medianoche, cuando decidimos regresar a nuestras casas y nos fuimos a pie por la calle Guerrero rumbo al oriente.

El tramo de la París a la Otancahui me pareció interminable. No hablamos porque estuvimos más atentos  de nuestro alrededor. Casi al llegar, un vehículo se acerca lentamente por la retaguardia y apaga las luces. Nos quedamos quietos, huérfanos de impavidez.

Preso del contexto, sentí el miedo de Enzo el pastelero en el Padrino I, cuando Don Vito Corleone convalece en el hospital y Michael le pide que lo ayude a ahuyentar a unos matones, para lo cual lo cual se apostan en la entrada del nosocomio.

El vehículo se detuvo, se baja el vidrio de la ventana del conductor, quien saludó con familiaridad a mi acompañante. Era el hermano de Eduardo, que supongo venía de una parranda. El sudor detuvo su marcha y respiré más tranquilo.

Después de una breve charla, escuché la frase más alentadora de esa noche amarga: “No quieren unos botes?”, preguntó el hermano de Lalo Tirado, mientras en su brazo sostenía los restos de una “promo” que sirvió para que fluyera la elucubración.

Platicamos bastante por la calle Aribaipa, entre murmullos y el eco del aluminio. De las fotos de Facebook  de Manuel Fernández con personajes de dudosa reputación. Aquí hay algo turbio, pensé esa madrugada cuando mis pasos me llevaron a casa.

“A mí también me quisieron hacer lo mismo, pero no me dejé”, me confesó meses después Abel Murrieta Gutiérrez, quien también fue contendiente de ese proceso electoral. Se refería a que le quisieron imponer un suplente a cambio de dinero para la campaña.

Y desde entonces, la clase política no solo se cuida de los idus de marzo sino de algo que consideran más preocupante: a quién llevarán como candidato suplente en su aventura electoral. Cosas de la real politik.

Tuiter: @navojeme

Ver también

Ponen sus manos en el Asilo

Más de 80 personas participaron en la 1ra etapa, rebasando la meta programada NAVOJOA, Oct. …