Clima Navojoa: Viernes 27°C
Inicio / Opinión / ARQUITECTURA URBANA / Grito Histórico

Grito Histórico

El Paisaje Urbano

Jorge I Guevara

MENSAJES
Kowi Top
Motopartes Top y Notas adentro
Los Álamos Café Mezcla Itson Portada y Notas
Los Álamos Café Mezcla Itson Top

El tradicional grito de Independencia tuvo una versión que corresponde a los tiempos de cambio, ante una plaza del pueblo reunido en el festejo más arraigado de la llamada “mexicanidad”. Hoy fue diferente, sin invitados al balcón, sin temor de reprimendas y gritos reprobatorios y con un pueblo volcado ante la figura presidencial.

De las 20 arengas pronunciadas por el presidente más votado en la historia de la incipiente democracia en el país, además de las obligadas referencias a los héroes que nos dieron patria, hubo una dama no mencionada nunca antes, María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador, mejor conocida como Leona Vicario, quien fungió como informante del grupo insurgente, esposa de Andrés Quintana Roo y conocida como  “la mujer fuerte de la independencia”.  Además inicio su exclamación con un “mexicanas y mexicanos”  ambas expresiones  representan un gran eco en la cuestiones de igualdad de género en términos de derechos y oportunidades;  gritó también con gran énfasis a los héroes anónimos, dándole un toque elocuente al más puro estilo de un hábil y empático ente político. En lo particular vi un acto muy sobrio, muy republicano y sobre todo una gran muestra de un pueblo que desde la gran plaza de la constitución le devolvió los gritos que manifiestan la convicción y cariño hacia su el electo; ¡pre-si-dente, pre-si-dente!, ¡no estás solo!, y el ¡si se pudo! ¡si se pudo!!  Así se manifestó la voz del Zócalo, voz de entrega. Esta acción, que pareciera muy “placera”, manifiesta el contraste con ceremonias anteriores en las que reinaba el clasismo de la familia presidencial, las manifestaciones descalificadoras de las voces que emitía el congregado pueblo como la radical voz que llamo “Asesino” a un anterior ocupante del balcón del palacio que evidentemente no tenía totalmente el fervor que hoy se destacó.

Sin duda, un acto reconocido aun por los más severos críticos de la llamada 4T, (personajes como el llamado “Jefe Diego” y destacados periodistas como León Krause y López Dóriga, entre otros, dieron sorpresivas voces de aprobación) que anuncia la nada sencilla tarea de transformar la forma de gobernar a un país cargado de males y carencias, pero de un gran espíritu y estoicismo aun el saqueo al que ha sido sujeto. Ninguna referencia partidista, ninguna narración ni mensaje subliminal para enaltecer la figura señalada como mesiánica por sus “detractores”, al contrario de ello, reitero un acto soberbio, y republicano que hace pensar con optimismo en esta tarea tan ardua de romper con una inercia de décadas en la concepción de gobierno, que el pueblo en su gran mayoría reprobó en las urnas y que está convencido con el proyecto transformador que encabeza el presidente constitucional de la república.

En fin, un acto para celebrar, un evento que no deja de sorprender por la entrega y convicción del apasionado presidente que con una mirada cargada de satisfacción, complacencia  y un dejo de espiritualidad  se perdía en el cielo nocturno metropolitano para enseguida convertirse en escenario de las lúdicas luces de fuego que iluminaron la plancha atiborrada de ciudadanos esperanzados en que la cuarta traiga buenas nuevas entre el concierto de voces y canticos evocadores de la identidad nacional.

Ver también

Gracias a las finanzas sanas no se pidió préstamo para aguinaldos en el ayuntamiento

HUATABAMPO, Dic. 13 (ESP/NPN).- Gracias al plan de ahorro y de austeridad que hemos tenido …