Clima Navojoa: Jueves 25°C
Inicio / Cintilla / Vamos por el campeonato

Vamos por el campeonato

Mons. Sigifredo Noriega Barceló

“También ustedes esté preparados”
Lucas 12,32-48

MENSAJES
Kowi Top
Motopartes Top y Notas adentro
Los Álamos Café Mezcla Itson Portada y Notas
Los Álamos Café Mezcla Itson Top

Los Juegos Panamericanos, Lima 2019, siguen su curso. Nuestro tiempo se distingue por la gran cantidad de competencias deportivas que se organizan en pueblos y ciudades. Cada uno de los atletas lleva con orgullo en el uniforme un número y su nombre, además del nombre del equipo al que representa y las ‘marcas’ que le patrocinan. Nadie se conforma nada más con competir; todos –ellas y ellos- aspiran a ser reconocidos como los mejores en la disciplina que han elegido. Cualquier atleta, amateur o profesional, busca buenos resultados. No hay duda que el deporte es un digno oficio para disfrutar y ganarse la vida.

No puedo dejar de escuchar el Evangelio de este domingo al margen de quienes hacen del deporte un estilo de vida y un medio para desarrollar su potencial humano. Los imagino como buenos administradores de talentos y oportunidades. Se ponen la camiseta de competidores desde los sueños, se preparan física y anímicamente y participan hasta dar lo mejor. Disciplina, confianza, respeto, vigilancia, responsabilidad, trabajo en equipo… son algunos de los valores éticos que dan consistencia y sentido en la preparación, la competencia, el entorno personal y familiar y –como dicen los caribeños- la fanaticada. Hace unos días acepté la invitación para ‘motivar’ a los integrantes de un equipo profesional de futbol. La técnica, las estrategias del juego tienen sentido si van acompañadas de una sólida espiritualidad y el necesario espíritu ético.

Hoy, en el Evangelio, Jesús sigue instruyendo a sus discípulos y a la multitud durante su camino hacia el resultado definitivo de la vida. No se trata de estrategias para conquistar trofeos que se enmohecen con el paso del tiempo sino de la fe y la entrega que necesita el creyente para lograr el tesoro inagotable del Reino de Dios. La confianza total en Dios y el gozo de su cercanía son valores decisivos en el largo combate durante el camino de la vida. Dios es padre, guía, entrenador, presencia, gracia. La ‘camiseta’ de Dios lleva el nombre santificado de misericordia, fidelidad, ternura, cercanía, presencia, amor eterno.

El discípulo-seguidor-cristiano está llamado a ser un atleta que se pone bien la camiseta de la vigilancia y la responsabilidad si quiere subir al podio de la gloria eterna. Responsabilidad y vigilancia se mezclan con “la túnica” del servicio para ser creíbles. El engaño del dopaje no cabe en la pureza de corazón que se exige al discípulo atleta. Si la camiseta combina estas actitudes la vida será luminosa, las puertas del Reino estarán abiertas y el Padre, dueño de todos los equipos, otorgará el premio de la victoria sin fin.

La certeza de la presencia misericordiosa del Padre activa la vigilancia y ésta, la responsabilidad del discípulo, atleta de Dios. Jesús ilustra este espíritu con una vigorosa parábola que es un bello canto a la realización de la esperanza aquí y ahora, con el prójimo y la creación. Nosotros somos hijos del Padre, simples administradores, no dueños del equipo.

¡Todos a la cancha en su caminar de discípulos!
Dios nos bendice.

Originario de Granados, Sonora
Obispo de/en Zacatecas

Ver también

Siguen aumentando sonrisas en las comunidades del municipio de Álamos

ÁLAMOS, Dic. 11 (ESP/NPN).- El día de ayer se visitaron las comunidades de San Vicente, …