Clima Navojoa: Sábado 26°C
Inicio / Cintilla / Murió Luis Vázquez Cienfuegos, gran danzante venado yaqui

Murió Luis Vázquez Cienfuegos, gran danzante venado yaqui

ESPECIAL, Jul. 20.- Don Luis Vázquez Cienfuegos, el gran danzante de venado de la Tribu Yaqui, ha muerto. La tarde de este 19 de julio, la leyenda trascendió en Ráhum, su comunidad de origen, al sur de Sonora; allá, lo recuerdan como un personaje que fue maestro de muchos y que cruzó fronteras, pues representó a la etnia en Estados Unidos.

En las comunidades de Guadalupe y Pascua Yaqui, en Arizona, incluso hay un par de estatuas hechas en su honor, por ser el primer danzante en iniciar allá la difusión del patrimonio y cultura yoreme.

MENSAJES
Kowi Top
Los Álamos Café ITSON Top y Notas adentro
Los Álamos Café POTROS Top y Notas adentro
Motopartes Top y Notas adentro

Un amigo cercano a don Luis Maaso -que significa ‘venado’ en yaqui, nombre con el que mejor conocían al anciano- armó a Proyecto Puente que los ocho pueblos yaquis están de luto.

“Cuando muere una persona que tiene ocio -y también a las que no- se le hace una ceremonia, pero a don Luis Maaso, seguramente se le hará la Danza del Coyote, que se le hace nada más a una persona que se ganó el respeto y la admiración de la gente”, dijo su amigo, un integrante de la etnia quien prefirió omitir su nombre.

En esta danza se realiza un canto que imita el aullido del coyote, explicó, y se ofrece exclusivamente a quienes tuvieron un ocio vinculado a la tradición ancestral del pueblo.

En su despedida del mundo terrenal, a don Luis lo vestirán con un rosario cubierto de algodones, distinto al de madera que usan los yaquis tradicionalmente, pues el de algodón es elaborado especialmente para los difuntos, dijo.

“Muchos decían que tenía cien años o que le faltaba poquito para cumplirlos”, dijo, “era una persona muy mayor, de las personas que se cuidaban… gente muy corriosa, como dicen en el pueblo”.

A don Luis Maaso se le veía siempre con una tejana negra y unas botas gastadas, con su cuerpo delgado y el rostro de piel morena muy marcado por las arrugas. En cambio, sus estatuas lo representan más joven, ataviado con la indumentaria propia de la danza, en una posición que denota fuerza.

“En los pueblos yaquis, todo el tiempo danzaba en las estas tradicionales de San Juan, en la de la Santísima Trinidad y la de Corpus Christi en Ráhum”, concluyó, “enseñó a muchos danzantes, pero él nunca decía ‘voy a impartir un curso’; la gente, viéndolo como lo hacía y haciéndole preguntas, aprendió”.

En la página de Facebook de Vícam Switch, trascendió la noticia de su fallecimiento este viernes, donde compartieron algunas imágenes suyas y unas palabras en su honor.

“Él fue una leyenda viviente en las comunidades yaquis, tanto de aquí como en los Estados Unidos; fue quizá el más grande danzante del venado, aunque nunca presumía de su grandeza”, escribieron.

Proyectopuente.com.mx

Ver también

Un grito feminista en la FIL Guadalajara

ESPECIAL, Dic. 07.- Las universitarias de Guadalajara han reproducido este viernes en la Feria Internacional …