Clima Navojoa: Sábado 30°C
Inicio / Opinión / BITÁCORA A VUELAPLUMA / Mujer en el empedrado

Mujer en el empedrado

Bitácora a Vuelapluma

Luis Rey Ballesteros López

CENSOS TOP
MENSAJES
Capilla Notas Adentro
Le Petite Verano Top y adentro de notas
Kowi Top

Los tiempos habían cambiado, la trama se podía leer en su rostro de arrugas apergaminadas. Debió haber sido muy bella en su lozanía, eso estaba fuera de duda.

Su caminar solitario a los setenta y tantos un sábado por la mañana, bajando por el empedrado de una zona clasemediera que alguna vez estuvo un poco más arriba en la escala socieconómica, apareció como testimonio de un destino, como muchos otros, atado al del país.

Su rostro despedía cierto aire de impasible dignidad, inherente a una vida bien preparada mental y financieramente para la vejez.

Sus pasos proyectaban un largometraje; abarcaba desde los tiempos del alemanismo hasta los de la Cuarta Transformación. En los leves, impredecibles saltos de su película quedaban marcados tiempos de jauja y bonanza, seguidos por el despertar estudiantil contra el sistema cerrado de una nomenklatura alguna vez revolucionaria. De ahí p’al real, su vida personal y familiar quedó marcada por cosas como la bonanza petrolera, el crudo despertar de la época de administración de la abundancia, las crisis recurrentes, el Fobaproa, los asesinatos políticos, el levantamiento zapatista, la alternancia, las protestas electorales y, por último, el desangramiento de las primeras dos décadas del nuevo milenio.

Con todo y su preparación para un futuro hecho presente, la pensión ya no daba para el mantenimiento de su casona de descanso en Cuernavaca que terminó siendo la de retiro, adquirida con el producto de la venta de un departamento mediano en zona cotizada de la Ciudad de México.

La historia similar de varios baby boomers mexicanos se refleja en las fachadas despintadas y las tejas incompletas de varias casonas de esa calle donde el empedrado se volvió lodoso y discontinuo.

Ella y su difunto marido prepararon tres hijos exitosos, con mentalidad de ciudadanos del mundo. España, Alemania y Canadá se quedaron con ellos, sin dedicarles inversión vital. Ninguno de estos países les prodigó los desvelos y esfuerzos de Doña Soledad y su finado, antiguo burócrata de medio pelo de una Secretaría del antiguo DDF. Ella, a su vez, fue una esforzada maestra de primaria durante 30 años.

Los libros de texto gratuitos imbuidos de nacionalismo, los homenajes a la bandera, los sonoros chisporroteos de guisos, son ahora para los hijos algo similar a un cofre de Olinalá que guarda fragancias nostálgicas de Lo hecho en México está bien hecho.

Los términos wetbacks, mojados, braceros, no alcanzan a cubrir el perfil de un sector de la diáspora mexicana destinado a su inserción sin transiciones (seamless) en el primer mundo. Llegan listos para producir, plug and play, llave en mano (turnkey).

Agridulce destino de  algunos padres cuyos últimos años son para vivirlos teniendo a sus hijos en otros países de donde nunca regresarán. A veces, cierto tipo de éxito paga en divisas, cobra en ausencias. Es parte de los saldos de un México incubador, criador, expulsor.

Ver también

Murió Luis Vázquez Cienfuegos, gran danzante venado yaqui

ESPECIAL, Jul. 20.- Don Luis Vázquez Cienfuegos, el gran danzante de venado de la Tribu …