Clima Navojoa: Domingo 32°C
Inicio / Cintilla / La pasional y tormentosa relación entre Sonia Infante y Andrés García

La pasional y tormentosa relación entre Sonia Infante y Andrés García

Sonia Infante y Andrés García estuvieron casados por cinco años. Aunque su química era innegable, el carácter de ambos, las infidelidades y los maltratos de Andrés convirtieron el romance en su relación más tormentosa.

ESPECIAL, Jul. 16.- Tras divorciarse de Gustavo Alatriste en 1982 Sonia Infante, la actriz y cantante, sobrina de Pedro Infante comenzó una de sus relaciones más pasionales y al mismo tiempo tormentosas  con el actor Andrés García, que quedó registrada gracias a los escándalos que ocasionaron en su tiempo y a las entrevistas en las que ambos compartieron todos los detalles de aquel romance.

MENSAJES
Capilla Notas Adentro
Kowi Top

Sonia y Andrés se conocieron en una discoteca en 1984, cuando la actriz Lorena Velázquez los presentó a ambos. Fue “amor a primera vista” según relató Infante en una entrevista para el programa Historias Engarzadas. Su química llevó a ambos a vivir una intensa relación que después terminaría bastante mal. Lo que le llamó la atención a Andrés de Sonia fue su boca, relató el actor, y ella estaba buscando un “galán” para que protagonizara una película junto a ella. Sus compañeros cuentan que el carácter de ambos era fuerte, por lo que al iniciar con el proyecto comenzaron disputas que a veces ponían pausa a la filmación de Toña Machetes.

Aún así, contaban ambos, la química entre los dos era mucha, y dicen, se entendían muy bien en la cama por lo que siempre encontraban la manera de arreglar sus problemas. Incluso contó una vez Andrés García, su pasión fue tan fuerte que llegaron a tener relaciones durante plena filmación, frente a staff y camarógrafos en el set.

Andrés y Sonia se casaron en Los Ángeles, California en 1984. Sin embargo, nunca vivieron juntos, pues ella contaba que Andrés decía que no podía mantenerla. Así es que él continuó viviendo en el Ajusco y ella en su penthouse.

Al final, la pasión no fue suficiente, pues el carácter de ambos, las infidelidades y los maltratos de Andrés tornaron la relación tormentosa que terminó en un divorcio que sumió a la actriz en una profunda depresión.

“Un día me arrastró, él dijo que yo me había puesto un traje de baño blanco y que había enseñado las bubis y posiblemente sí lo hice, pero yo ni cuenta me di. Se esperó hasta en la noche que estuvimos en el hotel él y yo. Me maltrató y me regañó y, como a él le gustaba que yo trajera el pelo largo yo me ponía mis apliques, entonces cuando me quiso arrastrar se quedó con la peluca en la mano”, contó Sonia entre risas para el mismo programa.

Sin embargo, dijo después, ese fue el momento en el que ella decidió terminar la relación, pues dijo “ahorita nada más fue una arrastrada, pero la próxima vez me golpea”.

Sonia y Andrés se separaron en 1989 en Estados Unidos, pero fue hasta 1991 que en México se les concedió la anulación de su matrimonio. Aunque Andrés le pidió que volvieran ella nunca cedió.

www.milenio.com

Ver también

Valenzuela. Mucho que perder y poco que ganar

ESPECIAL, Ago. 18.- El empleo de figuras mediáticas con historial inmaculado, idolatradas y de trayectoria …