Clima Navojoa: Martes 35°C
Inicio / Cintilla / De padre a hijo. En el Cajeme violento

De padre a hijo. En el Cajeme violento

Por Aureliano Rincón

Infocajeme.com/NPN

MENSAJES
Kowi Top

Para Ernesto A, aspirante a discípulo de Hipócrates

Son apenas las 9 de la noche en la víspera del Día del Padre, pero ya los comensales de la velada comienzan a despedirse, alertados por el parte de guerra: 5 bajas más, que proyectan a junio como el mes de la barbarie.

El tema que domina la conversación no puede ser otro. Todos los presentes tienen una tragedia que contar sobre la inseguridad en sus múltiples caras, donde el protagonista fue un familiar, amigo vecino o compañero de trabajo.

La reunión transcurre con un ánimo de asombro, atentos con un ojo en la cena y otro en el whats app para no perderse los detalles de la nota roja, adornada con su sombra, el morbo. Ni el postre de higo pudo con tanto sinsabor en el entorno.

Son las 23 horas cuando toca el turno de despedirme. “Si gustas te llevamos, no vaya ser una bala perdida“, se ofrece amable la pareja anfitriona.

“Solo son 3 cuadras y ocupo bajar el postre“, alcancé decir enfilado hacia casa.

“Y ahora qué sigue, el toque de queda“, me cuestioné en el trayecto, no sin antes recordar que por más de una década la ciudad no ha tenido tregua, acosada por el estruendo de balas criminales  y el lamento de las sirenas.

El estado del tiempo amainó, pensé, no así el calor del plomo, que día a día enluta a familias en todos los rincones del municipio. Y cómo no fijarse en los cenotafios que abundan en las banquetas, cicatrices del dolor y la crueldad.

En esa reflexión estaba, cuando llego a mi destino y recibo una noticia que me tiene henchido de orgullo hasta el empacho, un regalo excepcional en esta fecha que coincide con el día de mi santo, que también lo es de mi interlocutor.

Le respondí con un breve “felicidades hijo, valió la pena“, invadido y preso de un júbilo implosivo.

Luego brindamos por su mérito y de su compañero de infancia, Sebastián, ambos seleccionados entre miles que presentaron examen.

Y para no hacer tanto alarde, solo les comparto mi deseo de que tendremos en unos cuantos años otro médico en la familia, mi hermana Rosa Elena es la primera, tras un esfuerzo de meses de estudio que ya rindió sus primeros frutos.

Tiempo de sacrificar los fines de semana. De acostarse temprano los sábados para levantarse a las 4 de la madrugada, tomar el camión de las 5 rumbo a Hermosillo a cursos especiales y regresarse el mismo día a la hora de la comida.

Después vino el examen y su reacción al preguntarle cómo te fue: “estuvo duro, venía mucha física“, el resultado y las dudas de si quedaría o no hasta llegar a la frase de “sí se pudo“ que publicó en su estado con la leyenda de ACEPTADO.

Les juro que nunca había disfrutado tanto esta fecha tan mercantil y menos en mi santoral. Solo me basta decirle que siga, como cantaba el poeta de la pampa, “Camina siempre adelante“.  Salud y éxito campeón!!

Ver también

¿De dónde viene el cacao del chocolate que comemos?

ESPECIAL, oct. 22.- La voz de origen náhuatl “cacao” —replicada tal cual por infinidad de …