Clima Navojoa: Jueves 27°C
Inicio / Cintilla / Plan Nacional de Desarrollo: ¿estrategia o intuición?

Plan Nacional de Desarrollo: ¿estrategia o intuición?

Sobremesa

Paula Takashima Aguilar

CENSOS TOP
MENSAJES
LEPETITE PRIMAVERA-VERANO TOP
KOWI NOTAS ADENTRO
LE PETITE GRADUACIONES TOP Y NOTAS ADENTRO

El 1 de mayo se presentó el Plan Nacional de Desarrollo (PND), en cumplimiento al artículo 26 de la constitución que dice: “El Estado organizará un sistema de planeación democrática del desarrollo nacional que imprima solidez, dinamismo, competitividad, permanencia y equidad al crecimiento de la economía para la independencia y la democratización política, social y cultural de la nación.” El documento de más de 200 hojas, contiene el marco de referencia que determina las estrategias y prioridades que esta nueva administración tendrá los próximos años.

Las estrategias están organizadas en tres ejes generales (Justicia y estado de derecho, bienestar y desarrollo económico) y tres ejes transversales (igualdad de género, no discriminación e inclusión; combate a la corrupción y mejora de la gestión pública; Territorio y desarrollo sostenible).

Dentro de las áreas de oportunidad del PND se encuentran:

1.       Dentro del eje de justicia y estado de derecho, hay un apartado que habla de promover el diálogo abierto y respetuoso con los sectores de la población, además de promover la participación ciudadana y garantizar la libertad de expresión. La idea suena bastante romántica, aunque la realidad en estos días ha estado muy alejada de lo que se enuncia en el PND. Basta con ver como en la mañanera se ataca a periodistas, defensores de derechos y organizaciones de la sociedad civil.

2.       Llama la atención que algunas de las estrategias cuentan con metas muy específicas, lo que resulta positivo ya que lo que no se mide no se puede mejorar. Sin embargo en el eje de bienestar, cando se habla de pobreza se pone como meta que 5 millones de personas abandonen esta situación, pero este indicador se toma como si no existiera una línea base. ¿Por qué razón? Es desconocida, pues el CONEVAL tiene años evaluando el indicador e incluso se propone como fuente que compruebe el cumplimiento de la meta al mismo CONEVAL.

3.       En el indicador 2.5.2 se habla de la conservación de bosques y selvas; se inicia con una línea base de 33.36% y se concluye con una meta para 2024 de 33.29%, es decir solo se incrementa .07%, lo que cual evidentemente no es suficiente para contribuir de manera significativa a la conservación y el desarrollo sustentable.

4.       En el tema de desarrollo económico se habla de poco crecimiento macroeconómico y de mantener la deuda por debajo de los niveles promedio de los últimos años ¿Pero cuánto es esto? El documento no lo deja claro.

5.       Se habla de una cultura de paz, sin embargo en el eje donde se incluye el tema de seguridad, se habla reiteradamente de fortalecer las fuerzas armadas e incluso se incluye un indicador (que tampoco tiene línea base) que tiene como meta un 100% de acciones de las fuerzas armadas en operaciones marítimas, terrestres y aéreas.

6.       En el eje de bienestar se contemplan varias acciones, sin embargo todas ellas van enfocadas a la asistencia social, sin incluir etapas de seguimiento donde se desarrollen capacidades en la población.

7.       La innovación y tecnología es la gran ausente. Se habla de estrategias en este sentido pero solo como componente de los otros ejes, no con la transversalidad que requiere nuestro país para lograr combatir el rezago que se tiene en estas áreas.

Algunas de las fortalezas de este plan:

1.       Se habla reiteradamente de lograr condiciones de igualdad para hombres y mujeres, gracias a que es un eje transversal, lo cual hace que de manera natural se aborde el tema en cuestiones trascendentes como el desarrollo económico, migración e inclusión financiera.

2.       Contiene en todas sus estrategias una política social para los grupos que tradicionalmente han sido excluidos y al dejarlo tan claro, obliga a que todas las estructuras del estado se alineen en la atención de estas comunidades.

3.       El combate a la corrupción se presenta como una de las principales estrategias del Plan y pareciera como algo no negociable, situación que se agradece en un país donde la credibilidad de las instituciones gubernamentales está por los suelos.(esperemos así sea)

Si bien el documento cuenta con bastante información acerca de la tendencia que seguirá la administración actual, es importante considerar que el camino que indica cómo se llegará a esas metas se diseña en los programas y sus reglas de operación; de entrada el documento inicial que sirve como paraguas, aborda las necesidades más sentidas de la población, sin embargo tendremos que ver que tanto se apega a este Plan el presidente, pues como ya sabemos su política se basa en la intuición y en las necesidades del día a día según su percepción (basta con ver las mañaneras).

Finalmente llama la atención que en muchos de los indicadores se contempla que hasta el final del sexenio se lograrán las metas, situación que no tranquiliza a la ciudadanía, sobre todo en temas medulares como la seguridad, pero que tampoco brinda certeza a inversionistas. Valdría la pena incluir metas a corto y mediano plazo que nos permitan ir midiendo el avance, sin necesidad de esperar al final de la administración. Después de todo, se entregó un plan para gobernar con estrategia ¿O no?

@PaulaTakashima

Directora de Grameen de la Frontera (OSC). Lic. En Economía. Maestría en gestión y administración de política pública por el ITESM. Maestría en inteligencia de negocios internacionales por el ITSON.

 

 

Ver también

Aprueba Isssteson modificación a Minuta de Acuerdos con Unison

– Se amplía al 28 de febrero de 2019 trámites de jubilaciones y pensiones con …