Clima Navojoa: Martes 35°C
Inicio / Cintilla / Dar frutos en tiempo de incertidumbres

Dar frutos en tiempo de incertidumbres

Mons. Sigifredo Noriega Barceló

“Jesús tomó el pan y el pescado y se los dio a los discípulos”
Juan 21,1-19

CENSOS TOP
MENSAJES
LEPETITE PRIMAVERA-VERANO TOP
KOWI NOTAS ADENTRO
LE PETITE GRADUACIONES TOP Y NOTAS ADENTRO
Capilla Notas Adentro
Le Petite Verano Top y adentro de notas

Sin dar resultados (frutos) nadie puede aspirar a ser exitoso en cualquier campo de la vida. Todos queremos ganar ganar, aunque el proceso lleve tiempo, un tiempo razonable. El ejemplo de la higuera del Evangelio es un recordatorio permanente. Aplica también a la vida pascual del cristiano.

El Evangelio del tercer domingo de Pascua es un bellísimo canto a la vida en abundancia que mana de la fe en el Señor Resucitado. La multitud de peces, volver a echar las redes, las fatigas, los movimientos, las órdenes, la confianza, la confesión de fe, el ambiente de comida, las preguntas de Jesús, las respuestas humildes de Pedro… hablan de la fecundidad de vida del Resucitado. En el Evangelio no hay pretexto para la esterilidad, para no dar frutos. El Resucitado es vida en plenitud, fecundidad sin límites, paz en todo y para todos.

La fecundidad del Resucitado se hace realidad en el servicio que nace del amor y se expresa en la entrega incondicional. El “Pedro, ¿me amas más que éstos?” es una pregunta personalizada, aplicable a los que creen en el Resucitado. De ahí que ‘pastorear’ tiene necesariamente la traducción de servir con humildad, alegría y eficaz caridad.

Si Jesús ha seguido el camino de la entrega total, no se puede pedir menos a los discípulos del siglo XXI. La fecundidad exige cultivar diariamente el amor de entrega; no florece en macetas, ni sólo con buenos deseos. Cuando Pedro se “anuda a la cintura la túnica” hace lo que Jesús hizo en la última cena. Con este gesto se nos indica que la única manera de reconocer al Resucitado y ser su discípulo es ponerse el delantal todos los días y hacer del servicio un estilo alegre de vida.

Divina Misericordia, contemplamos y agradecimos el domingo pasado. Hoy es la misma Misericordia que se hace fecundidad en el diario vivir. El amor, el “tú sabes que te amo” puede convertir los desiertos en vergeles de amor alegre, eficiente y solidario. Cuando damos sin medida, al estilo del Resucitado, los frutos están asegurados, la red se llena de peces.

El diálogo que Jesús tiene con Pedro nos compromete. Tres veces pregunta acerca de la veracidad del amor de Pedro. Éste responde con humildad después de la abundancia de la pesca. Todo se centra en los frutos del amor que se verán en el apacentar bien a la gente encomendada. El Evangelio subraya que la cualidad de alguien que pretenda hacer cabeza en una comunidad es su disponibilidad para amar sirviendo. Sólo así habrá frutos en abundancia.

No debiera haber cristianos estériles/infecundos en una sociedad tan necesitada de la fecundidad del amor de Dios y que vive con tantas incertidumbres e inseguridades. Los frutos de la Pascua están ahora en nuestra cancha. ¿Jugaremos a la ofensiva? Familia, escuela, gobernanza, tejido social, redes, justicia, solidaridad, medio ambiente… son el nombre de nuestra cancha.

Bendigo con amor pascual a tu familia y sus proyectos en el mes de mayo.

Originario de Granados, Sonora.
Obispo de/en Zacatecas

 

Ver también

Exponen demandas de agricultores ante representante de Sader

InfoCajeme.com/NPN ESPECIAL, Jun. 25.- Representantes de Organizaciones Agrícolas de los Valles del Yaqui y Mayo, …