Clima Navojoa: Sábado 37°C
Inicio / Cintilla / Amar es resurrección

Amar es resurrección

Mons. Sigifredo Noriega Barceló

“Un mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros”
Juan 13,31-33. 34-35

MENSAJES
Capilla Notas Adentro
Kowi Top

‘Si quieres que el mundo esté lleno de amor, ama’, comparte en la red una persona debidamente identificada. Tiene razón, pienso, constituyéndome en improvisado calificador de contenidos. Pero, ¿qué clase de amor? ¿A quién amar? ¿Cuándo amar? ¿En cualquier circunstancia? Estas preguntas me hacen pensar en las posibilidades y, al mismo tiempo, en la fragilidad del ser humano para convertir el amor en la razón de ser de la vida.

El Evangelio de este domingo nos revela que Jesús Resucitado deja como testamento –dinamismo de la resurrección- el mandamiento del amor. Esto significa que quien cree en la resurrección del Señor queda implicado en la construcción del amor. En el texto se repite cinco veces el anuncio de la ‘gloria’. Es que cuando interactúa el amor de Dios, la entrega total del Hijo y la adhesión amorosa del discípulo, brilla la gloria. Misión cumplida, puede decir el Resucitado. La nuestra está en proceso.

Desde aquí se comprende la importancia que tiene el ‘mandamiento nuevo’ en la vida del discípulo. También nos revela el contenido necesariamente social del Evangelio. ‘Ámense los unos a los otros’ es poner en escena un nuevo tipo de relación entre los seres humanos. El Papa Francisco no pierde oportunidad para recordarnos la necesaria dimensión social del Evangelio y de toda evangelización que se precie de ser nueva. El Evangelio afecta, pues, la base misma de todo lo humano. Amar es la vocación fundamental de la persona. Todo lo demás en la vida depende de cómo vivimos en el amor. No existe mejor camino de humanización que el amor.

La gran novedad de este mandamiento es que la medida del amor es el amor que ha vivido Jesús: “Ámense como yo los he amado”. Él nos ha amado hasta el extremo, sin esperar nada. En cambio, los seres humanos no podemos amar sin desear/esperar reciprocidad; la estructura humana no soporta la idea de amar por amar. No se puede vivir al estilo de Jesús si nuestro amor no es gratuito.
“…Y por este amor conocerán que son mis discípulos”. El cristiano está llamado a amar todos los días, en cualquier circunstancia, al estilo de Jesús. Y no se puede amar al estilo de Jesús al margen de los demás. El amor efectivo al prójimo es la prueba decisiva de la fe cristiana.

Nos desafía vivir y testimoniar el amor al estilo de Jesús en una sociedad marcadamente egoísta. El Evangelio modifica la base de lo que somos, del egoísmo que nos tienta a cada rato. Demanda incansablemente un amor distinto, generoso, audaz, lúcido. ¿Por qué ha impactado a creyentes y no creyentes el estilo de vida de santa Teresa de Calcuta? Porque amó sin esperar nada a cambio. Amó por amor. El amor es el único lenguaje/idioma que puede comprender todo mundo. El amor del/en el discípulo es el dinamismo del Resucitado para seguir transformando el mundo. En el terreno del amor todo gesto es importante.

Los bendigo con el amor del Resucitado.

Originario de Granados, Sonora.
Obispo de/en Zacatecas

 

Ver también

Encuentran en Sonora a menor desaparecida en CDMX

ESPECIAL, Ago. 17.- En un filtro de revisión carretero, agentes de la Fiscalía General de …