Clima Navojoa: Miércoles 38°C
Inicio / Cintilla / “La llamada sociedad civil y la militarización del país”

“La llamada sociedad civil y la militarización del país”

Sobremesa

Paula Takashima Aguilar

CENSOS TOP
MENSAJES
LEPETITE PRIMAVERA-VERANO TOP
KOWI NOTAS ADENTRO
LE PETITE GRADUACIONES TOP Y NOTAS ADENTRO
Capilla Notas Adentro
Le Petite Verano Top y adentro de notas

Al presidente López Obrador no le gustan las organizaciones de la sociedad civil, eso lo tenemos claro desde los inicios de su campaña presidencial, a pesar de que fueron éstas mismas instituciones las que apoyaron muchas de sus propuestas.

La sociedad civil es clave para la consolidación de cualquier democracia, pero en este rediseño de gobierno autocrático pareciera que estorba, sobre todo cuando hablamos de los pronunciamientos que varios colectivos y OSC han tenido en contra de la integración de la Guardia Nacional. Y es que la estrategia de conjuntar las policías en un mando operativo militar no es lo más recomendable para un país que se jacta de democrático.

La propuesta de guardia nacional no sólo NO resuelve el gravísimo problema de inseguridad del país, sino que reproduce los errores más graves que cometieron en su administración Calderón y Peña Nieto. De sobra sabemos que el ejército en las calles no sólo no genera seguridad, sino que incrementa los índices de violencia e incrementa la violación a derechos humanos.

Basta recordar el caso de Jorge y Javier, estudiantes del Tec de Monterrey asesinados por el ejército; o a Jorge Parral, empleado de CAPUFE que  fue brutalmente asesinado por un grupo de soldados que le dispararon en múltiples ocasiones; o los cientos de caso de violaciones sexuales a mujeres detenidas por las fuerzas armadas.  A pesar de todas estas fallas, el presidente busca entregar el poder completo a la guardia nacional.

Pero ¿Por qué debería preocuparnos tanto la aprobación de la iniciativa de guardia nacional?  Porque la evidencia nos dice que es un grave error. “Esa llamada sociedad civil” como la llama el presidente, ha estudiado por años la situación actual del país, ha evaluado modelos que permitan recuperar la paz y han presentado propuestas y evidencia de que la conformación de la guardia nacional no sólo viola el marco regulatorio mexicano, sino que rompe con los compromisos de nuestro país en varios tratados internacionales.

Pero al presidente no le importa, porque no sólo demerita el trabajo de la sociedad civil organizada, sino también lo que organismos internacionales como Humans Rights Watch y Amnistía Internacional han señalado, por ir en contra de su interés de militarizar el país.  Pareciera que se le olvidó que una de las grandes propuestas de su campaña fue que regresaría el ejército a los cuarteles; Valdría la pena saber a qué se debe el cambio de estrategia.

Mientras tanto, esperamos que “esa llamada sociedad civil” siga dando la batalla. Que los colectivos continúen presionando a los legisladores para que frenen esta iniciativa y desistan de realizar cambios constitucionales por capricho y encargo del ejecutivo. Es imposible pensar en una democracia que no tenga como pilares fundamentales la clara división de poderes y la participación activa de la sociedad civil organizada (esto lo entendemos todos, menos el presidente).  Desde aquí el llamada a la población para exigir a nuestros senadores que se porten a la altura de su investidura, que escuchen a las víctimas y que entiendan que la aprobación de la Guardia Nacional es un punto sin retorno en la renuncia de un modelo de seguridad civil.

@PaulaTakashima

Directora de Grameen de la Frontera (OSC). Lic. En Economía. Maestría en gestión y administración de política pública por el ITESM. Maestría en inteligencia de negocios internacionales por el ITSON.

Ver también

SSP y CEUNO trabajarán coordinadamente en prevención del delito

HERMOSILLO, Son., Jun. 26 (ESP/NPN).- Con el propósito de involucrar a instituciones académicas en labores …