Clima Navojoa: Lunes 13°C
Inicio / Cintilla / Tierra de nadie

Tierra de nadie

Sobremesa

Paula Takashima Aguilar

Ter
SIERRA NAT
RÍO NAT
PUERTO MEDIOS NAT
NOVILLO NAT
NICOLAS NAT
MAGDALENA NAT
ALTAR NAT
SAN CARLOS NAT
CAÑON NAT
CABORCA NAT
ÁLAMOS NAT

El pasado 1 de julio, los mexicanos acudimos a las urnas para elegir a quien sería nuestro presidente los próximos 6 años.  Esa misma noche, antes de cualquier resultado oficial, los candidatos a la presidencia salían públicamente a reconocer el triunfo de Andrés Manuel López Obrador.  El propio presidente de la república, Enrique Peña Nieto, reconoció esa noche que la elección la ganaba Morena, cuando solo se tenía el resultado del conteo rápido del INE.

El 6 de julio, siendo apenas el virtual ganador de la elección, López Obrador ya tenía instalada la casa de transición y se encontraba dando declaraciones como el futuro presidente de México, en el marco de un ambiente de euforia y esperanza de sus seguidores. Desde esa fecha él y sus colaboradores (quienes habrán de ocupar la dirigencia de las dependencias federales) han fijado de manera pública diferentes posturas y declarado las estrategias de la administración 2018-2024.

Lo anterior, podría parecer normal, sin embargo, hace falta considerar que fue hasta el 8 de agosto que el Tribunal electoral entregó la constancia que lo acredita como presidente electo. Sí, hemos tenido a un ciudadano despachando y opinando como futuro presidente, sin contar con el reconocimiento oficial para hacerlo.

Paralelo a esto, la figura de Enrique Peña Nieto (y de sus colaboradores) ha salido de los reflectores, dando la impresión de que les urge irse. Esto pone al país en un escenario donde quién tiene facultad para tomar decisiones ya no quiere hacerlo y quienes tiene urgencia de tomarlas están imposibilitados hasta el 1 de diciembre.

Pareciera que al gobierno actual se le olvida que es su responsabilidad dirigir al país, pues el mandato recae en éste. Incluso, se ha visto poca actividad de Peña Nieto en redes sociales, y en la mayoría de los casos sólo para hablar de temas locales y no temas trascendentales de la federación

Cabe mencionar que los periodos de transición en México están entre los más extensos a nivel mundial. Argentina, Ecuador, Perú, Panamá y Honduras dedican menos de dos meses a ese proceso; Brasil, Nicaragua, Chile, Colombia y Costa Rica lo hacen en 3 meses; Bolivia tarda sólo 35 días; Francia y España realizan los relevos en cuánto se declara al ganador de la elección. Pero en México, entre la fecha de elección y la toma de posesión, hay un vacío de 5 meses; 150 largos días en los que los mexicanos debemos lidiar con la prisa de los que se van y los que llegan y el vacío de poder.

Ojalá a la administración federal no se le olvide que aún le quedan 4 meses, durante los cuales su compromiso es responder a las demandas de la población y no ocuparse de hacer maletas. Recordemos, que estos 4 meses, también se les paga. Y como siempre, valdría la pena acordarse que como ciudadanos, nos guste o no, nosotros somos también responsables de que esto suceda.  El silencio, nos vuelve cómplices.

@PaulaTakashima

Economista. Directora de Grameen de la Frontera. Catedrática en el Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad Obregón.

Ver también

En Sonora se generaron más de 18 mil nuevos empleos en dos meses: Vidal Ahumada

Van más de 27 mil nuevos empleos de enero a octubre de 2018. HERMOSILLO, SON, …