Clima Navojoa: Martes 36°C
Inicio / Opinión / ACTITUDES / ¿Votar el 1 de julio?

¿Votar el 1 de julio?

Rafael Robles Flores

De acuerdo con datos del Instituto Nacional Electoral (INE), el 1 de julio serán elegidos 18 mil 299 cargos federales y locales. Asimismo será elegido el nuevo Presidente de la República, cargo por el que compiten cuatro candidatos, tres impulsados por nueve diferentes partidos políticos y uno independiente, registrado por primera vez en la historia. El INE ha registrado también a 89 millones 123 mil 355 mexicanos en la lista nominal, es decir, el total de personas que podrá ejercer su derecho al voto este domingo.

Para este primer domingo de julio, se tiene previsto instalar casi 156 mil 899 casillas electorales, que serán operadas por un millón 398 mil ciudadanos seleccionados al azar y capacitados por el Instituto Nacional Electoral. Asimismo más de 9 millones de mexicanos tienen la posibilidad de votar por primera vez. Así que, pese a las dificultades, México está en condiciones de que sean los ciudadanos, votando, quienes definan quien los gobierna y los representa.

CENSOS TOP
MENSAJES
LEPETITE PRIMAVERA-VERANO TOP
KOWI NOTAS ADENTRO
LE PETITE GRADUACIONES TOP Y NOTAS ADENTRO
Capilla Notas Adentro

Estas elecciones se presentan en un marco donde el 91% de los mexicanos considera corruptos a los partidos políticos, según el IMCO. No es gratuito que México ocupó el lugar 135 de 180 países evaluados en el Índice de Percepción de la Corrupcuón 2017 de Transparencia Internacional y que la corrupción es el segundo problema que más preocupa a los mexicanos después de la inseguridad y la delincuencia, de acuerdo a datos del INEGI.

Los altos índices de violencia y los más de 29 mil asesinatos registrados durante 2017 costaron al país lo equivalente al 21% de su PIB. Esta cantidad es ocho veces mayor que la inversión pública en salud y siete veces mayor que la inversión en educación en 2017, informa el Instituto para la Economía y la Paz. A diferencia de la cantidad perdida a causa de la violencia, el gobierno de México invierte apenas el 1% de su PIB en seguridad interna y en su sistema judicial. A su vez, esta cifra representa solo el 60% del promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. (OCDE).

Por otra parte, el futuro incierto del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, la inflación relativamente alta, el aumento de las tasas de interés de referencia, los altibajos del tipo de cambio del peso frente al dólar, entre otra variables, son focos rojos para el crecimiento económico de México en los próximos meses y ese entorno económico es el que tendrá que enfrentar la siguiente administración federal.

De ahí que con estas referencias, diferentes sectores de la sociedad mexicana han manifestado su hartazgo sobre los pobres resultados de la clase política hacia las diversas necesidades de los ciudadanos.

En esta complejidad de retos nacionales, acudir a votar no es suficiente, es necesario emitir un sufragio informado, consciente y sobre todo, razonado sobre lo que será la mejor opción para el futuro del país. Más allá de partidos políticos o alianzas, lo que México requiere con urgencia, es de una mayor participación ciudadana, dispuesta a intervenir y exigir en cada una de las decisiones que se tomen relacionadas con el bien común.

El reto es impulsar la formación de buenos ciudadanos con gran entusiasmo por involucrarse en la vida de México. Remarcar que votar no hace un buen ciudadano, si bien esto es parte fundamental, no es lo único. Para ejercer este derecho, es indispensable que la ciudadanía tenga claro que al votar, debe reflexionar sobre cuál candidato ofrece un proyecto político real, que ayude a mejorar la situación que se vive. Elegir de forma inteligente y participar activamente en la elección, es obligación de un buen ciudadano.

Si usted se entera de cómo van las cosas, si estudia a los candidatos, si analiza sus propuestas, si las contrasta con lo que han hecho en su vida política previa y luego, con base a esa información, decide su voto y acude a votar, es posible esperar una elección de mayor calidad.

Regularmente, las elecciones son más emocionales que racionales, y aunque esto ha sido válido para los procesos anteriores, en éste, existen condiciones que favorecen una participación más reflexiva que de mero trámite. Hoy, ya son muchos los ciudadanos, organismos, instituciones y movimientos que, a través de propuestas, cuestionamientos y monitoreo a las gestiones de los funcionarios, tienen un acercamiento directo con la política pública.

Para ejercer una ciudadanía plena, no se necesita ser especialista en un tema ni ocupar un cargo público, más bien, es querer participar y contribuir en mejorar las condiciones del país desde la trinchera donde se encuentre cada uno.

En el camino de la consolidación de la democracia mexicana, también deben fortalecerse otros rubros del país como la educación, la generación de más y mejores empleos, la lucha contra la pobreza y la desigualdad, la infraestructura, la salud, el crecimiento en ciencia y tecnología, la rendición de cuentas, la aplicación del estado de derecho, la equidad de género y la lista no acaba.

Definitivamente, para lograr una democracia plena es necesaria la participación ciudadana activa y comprometida. El reto será vencer la apatía de los electores y luchar por un voto informado y razonado el próximo 1 de julio. Requerimos ciudadanos más participativos en los diversos ámbitos para generar políticas públicas que beneficien más a la población y menos a la partidocracia mexicana. Usted, ¿qué piensa?

Twitter: @rafaelroblesf

El autor es director del Tec de Monterrey Unidad Navojoa

Ver también

Taddei pidió que no recontrataran a Petra Santos como delegada estatal de Sedatu

ESPECIAL, Jun. 17.- Petra Santos Ortiz, aseguró que Jorge Taddei Bringas, coordinador en Sonora de …