Clima Navojoa: Domingo 36°C
Inicio / Cintilla / Por vestirse de blanco, en protesta contra juez, se queda sin trabajo

Por vestirse de blanco, en protesta contra juez, se queda sin trabajo

Vestirse de blanco, en señal de protesta, podría costarle su trabajo.

HERMOSILLO, Jun. 13.- “Alicia”, una de las trabajadoras del Tercer Juzgado de Distrito quien, junto a 14 compañeros, ha decidido hacer pública una denuncia en contra del juez Noel Castro Melgar por hostigamiento laboral, recibió como respuesta la finalización inminente de su nombramiento.

A la entrevista con Proyecto Puente a la que Alicia accedió para brindar su testimonio, llegó nerviosa, preocupada y no tardó mucho en soltar el llanto: el ultimátum era claro, afirmó, pues la mañana de este martes le indicaron que su nombramiento –originalmente con fecha de término para el 31 de julio y renovable después de esta fecha– acabará este viernes.

“Me recortaron el nombramiento hasta el 15 de junio, así de la nada”, narró Alicia, “y ahorita pedí audiencia con el juez para que me diera una explicación, pero no me ha pasado… ha tenido tiempo, pero no me ha querido atender.

Yo tengo acreditado que puedo cumplir con el puesto donde estoy, no hay nadie más y sin embargo, me da el nombramiento hasta el 15; yo ya no sé qué hacer… yo me quedo en el limbo por vestirme de blanco”, dijo.

Fue a partir de este lunes que las personas afectadas decidieron empezar a vestirse con este color como respuesta a dos años de hostigamiento y acoso laboral por parte de Castro Melgar, donde han sido víctimas de múltiples formas de presión para hacerlos renunciar a sus trabajos.

El propósito, afirmó Alicia, es que el juez termine de despedir a las y los trabajadores sin base, para meter a toda su gente de confianza.

Trabajar con miedo Alicia y sus compañeros viven con miedo, pues nunca saben lo que pasará cada nuevo día de trabajo.

Incluso algunos han tenido que ser atendidos por psiquiatras para manejar su estrés y ataques de ansiedad, que se han acompañado de diversas dolencias y manifestaciones físicas.

“Yo tengo cita con el psiquiatra y me pregunta si vale tanto un trabajo”, continuó la afectada, “yo le digo que no, que no lo vale, pero que lo necesito… y entonces me dio un tratamiento con calmantes.

El juez está tan obsesionado que aquí nos han empezado a revisar las bolsas y ya sabe dónde vivo… yo le tengo tanto miedo que a veces sentía que en la noche iba a estar afuera de mi casa, no él, sino su gente, haciendo daño”.

El grupo de afectados está integrado por 15 personas con hasta 30 años de servicio en el Tercer Juzgado de Distrito; muchos de ellos tienen la preparación y acreditación necesaria para ascender a mejores puestos, sin embargo, el juez les ha bloqueado toda posibilidad y los ha mantenido en puestos de menores rangos, haciendo trabajos forzados y en condiciones deplorables.

De igual forma, ha negado capacitaciones y también ha entorpecido la transición al formato digital de muchos de los procesos, con el propósito de mantener el trabajo manual para que los trabajadores permanezcan más tiempo en sus oficinas. Las horas extras no les importan, aseguró Alicia, pues siempre han estado acostumbrados a las jornadas largas; lo que no están dispuestos a tolerar más son estas agresiones.

Además, los pasados 10 de mayo y 8 de junio, el juez cesó injustificadamente a dos licenciados quienes no tendrán oportunidad de trabajar, al menos por un año, en cualquier organismo ligado al Poder Judicial en Hermosillo y en México.

A uno de ellos, incluso lo sacó del recinto escoltado por policías federales.

“Él nos puede bloquear el paso, aquí están los policías federales para cuidar el acceso, pero él los pone a su disposición para movernos a nosotros”, dijo Alicia.

El ambiente ha sido aún más tenso a partir de que se expusiera públicamente la denuncia, explicó Alicia, y aseguró que Castro Melgar ya “está moviendo sus palancas en México” para salir librado de la situación.

El grupo está en proceso de enviar una nueva queja al Consejo de la Judicatura Federal para que envíen a Hermosillo a alguien que resuelva el conflicto, sin embargo, tienen el antecedente de otro compañero que demandó la situación y a meses de eso, no ha habido una sola respuesta.

“Nunca me había tocado un jefe así, nunca se había visto una persona como esa”, concluyó Alicia, “realmente uno ve cuando el jefe quiere sacar el trabajo; pero aquí no quiere sacar el trabajo, aquí quiere sacar a la gente”.

Proyectopuente.com

Ver también

Camiones en estado de desastre: Dirección del Transporte

HERMOSILLO, Oct.21.-  A una semana de que el Gobierno del Estado tomara la responsabilidad del …