Clima Navojoa: Martes 16°C
Inicio / Cintilla / ¿Cómo es un buen maestro?

¿Cómo es un buen maestro?

El 15 de mayo se celebra el día de los docentes, una fecha que se extiende a todo el mes de mayo. Los cinco profesores colombianos que hasta el momento han sido seleccionados dentro de los mejores del mundo destacan las cualidades de todo buen educador. #GraciasProfe.

CIUDAD DE MÉXICO, May. 15.- Celebración del día del profesor  ¿Cómo es un buen maestro? Los mejores profesores del país responden

Katerine Franco, Alexander Rubio, Jhon Echeverri, Carlos Enrique Sánchez y Luis Miguel Bermúdez, son los cinco docentes colombianos que han logrado estar dentro de la selecta lista de los mejores cincuenta profesores del mundo. Bermúdez, por su parte, ha sido el único que ha quedado entre los finalistas para competir por el Global Teacher Prize, uno de los mayores reconocimientos dentro de la academia y considerado el nobel de educación.

Ter
LEPETITE NOTAS 1

En el día del maestro, quisieron dirigirle unas palabras a sus colegas que logran hacer grandes cambios en la vida de aquellos que se benefician de ellos, ratificando así el hecho de esta profesión es una constructora de sociedad.

Katerine Franco, la primera docente colombiana en ser incluida en los 50 mejores del mundo en 2016 por su proyecto ‘Ciudadanos Digitales’.

“El buen profesor es aquel que genera un vínculo de confianza con sus estudiantes donde los educandos puedan sentir que tienen un guía que les orienta y motiva en el alcance de las metas. Además, debe dinamizar propuestas innovadoras donde sus estudiantes puedan asumir un rol protagónico en la construcción de nuevos conocimientos.

Como maestros dejamos huellas en nuestros estudiantes cada vez que propiciamos experiencias de aprendizaje para la vida donde ellos pueden poner de manifiesto lo que sienten, piensan y sueñan. Debemos ser un buen modelo a seguir, un referente de esfuerzo, dedicación y perseverancia.

A mis colegas les quisiera decir que les admiro y felicito por haber elegido esta hermosa tarea de educar para la vida. Que a pesar de las adversidades no bajen el ánimo en el apoyo a los niños y jóvenes del país a través de sus clases, que se animen a crear alianzas de trabajo colaborativo con otros colegas y sobre todo que se den la oportunidad de contar al mundo lo maravilloso que hacen en sus instituciones educativas”.

Alexander Rubio fue nominado al galardón en 2017 por su proyecto en donde trabaja el cuerpo y el arte basándose en el yoga.

 “Un profesor debe ser un ser humano sensible, consciente de la realidad de su entorno y dispuesto a interactuar, a generar transformación, a estar capacitándose y estar inmerso en las problemáticas de los estudiantes para lograr encontrar soluciones y convertir cada una de las dificultades que se presentan en oportunidades de desarrollo.

Lo que hace que un profesor deje una huella trascendental en la vida de sus estudiantes es que genere algo que se llama empatía, alteridad y otredad, es decir que esté en capacidad de reconocerse en el otro, de ponerse en el lugar del otro y a su vez generar estrategias donde él, más que un profesor, sea un amigo, un ser humano que le sirva de luz que no lo juzgue si no que lo ayude a construir un camino.

El mensaje para los profesores del país es que la educación es la posibilidad de transformar el mundo, pero a su vez de generar seres humanos sensibles capaces de construir una mejor sociedad y lograr con ellos que cada acto educativo sea un acto de pasión y amor”.

Jhon Alexander Echeverri, profesor de ciencia, ha trabajado en la resolución de problemas medio ambientales y fue nominado el 2018.

“Un buen profesor es el que motiva a los estudiantes a salir adelante y a poder realizar su proyecto de vida, es el que a través de proyectos incentiva la creatividad de los estudiantes para generar soluciones a las problemáticas y es el que a a través de su clase dinamiza a partir del goce y el disfrute los aprendizajes de competencias que ayudan a la parte intelectual, espiritual y moral.

Un maestro deja huella en sus estudiantes cuando permite a la formación integral de sus estudiantes.

El mensaje que le dejó a todos los profesores es que trabajemos en equipo para que toda la comunidad educativa pueda desarrollar sus proyectos y así como formamos intelectualmente es de vital importancia la formación integral en valores y virtudes para que nuestros estudiantes puedan ser personas de bien para el mundo y para la sociedad”.

Carlos Enrique Sánchez, profesor de computación y comunicaciones. Por medio de las TIC ha contribuido a que sus estudiantes logren emprender con éxito sus carreras técnicas en distintas partes del mundo. También nominado en 2018.

“Un buen profesor debe ser innovador, debe ser alegre con actitud positiva y sobretodo amante de su labor docente. Pero además amable, humilde y servicial para que pueda llegar con facilidad a todas las personas. Recordemos que educamos más con el ejemplo que con las palabras. Un buen profesor debe ser organizado en sus ideas de tal manera que pueda sistematizar y evidenciar sus procesos. Nadie ha dicho que ser un buen profesor sea fácil, pero es el reto al que todos estamos invitados al escoger esta profesión, por eso debemos luchar por ser cada día mejores aportando todo lo que podamos por el bien de ellos, nuestra razón de ser, nuestros estudiantes.

Los conocimientos que los estudiantes reciben y el amor con que llegamos a ellos, esa llama de bondad y agradecimiento que logramos sembrar en sus corazones jamás se va a a borrar.

Invito a los docentes a que continuemos investigando, innovando, siendo creativos y soñadores pero, por encima de todas las cosas, a que eduquemos con el corazón”.

Luis Miguel Bermúdez, profesor de ciencias sociales en el Colegio Gerardo Paredes de Suba, logró reducir a cero el número de embarazos en su escuela. Fue uno de los diez finalistas en 2018.

Tomada de Semana Rural

“El mejor profesor se caracteriza de los demás porque nunca ve como imposible educar a un joven, nunca el problema del aprendizaje está en el joven, un buen profesor siempre está en la capacidad de pararse ante cualquier estudiante sin importar la dificultad y sabe que tiene todas las capacidades para transformarlo.

El profesor que no se queda solo en su papel de transmitir conocimiento y que transforma la vida del estudiante es el que deja una huella indeleble para toda su vida.

Mi mensaje es que no veamos como dificultad al estudiante, que empecemos a mirar el papel que tenemos como docentes en el posconflicto, nuestro papel fundamental es curar en nuestros niños y adolescentes las heridas de la violencia. Todas esas cicatrices de los procesos de violencia que hay en la sociedad, en las familias son las cuestiones que están emergiendo y como docentes tenemos que recuperar, sanar el alma, ese será nuestro reto. Vamos a tener que esforzarnos mucho para sacar las consecuencias de la guerra de la generación del posconflicto”.

Semana.com

Ver también

Instala Isssteson Comité de Vigilancia y Fiscalización

Lo conforman representantes de Sindicatos, Organismos Afiliados y descentralizados, Ayuntamientos, Gobierno del Estado y del …