Clima Navojoa: Jueves 25°C
Inicio / Opinión / BITÁCORA A VUELAPLUMA / Sopa de brócoli

Sopa de brócoli

Bitácora a vuela pluma

Luis Rey Ballesteros López

C.R AGOSTO TOP

Engullida como bocado transdimensional, fue deglutida luego por un gran buche sin rugosidades. Flotando ingrávida entró a una explanada, la recibió un diluvio de luz. Le resultaba increíble no tener que entrecerrar los ojos para soportarlo. Era como si no lo viera con sus ojos, sino con una lente ajena a parpadeos. Algo similar a un gigantesco tubo catódico en neón fucsia succionó su gravitación, introduciéndola, por último, en una larga pasarela rematada por un templete. Ahí, tres luces sobresalían de un fondo oscuro,  alineadas en formación de triángulo equilátero. Estaban en diálogo, a juzgar por las alternadas expansiones de dos de ellas. Las luces dejaron de moverse. Se fundieron en una sola, adoptaron forma de pantalla donde se proyectó a velocidad vertiginosa la vida de ella y las tramas de vidas de quienes se cruzaron en su camino, así hubiera sido por instantes, todo en perfecto orden cronológico, desde el momento de su nacimiento.

Terminada la proyección, sólo quedó encendida la luz superior, hasta entonces inmóvil; luego ésta se transformó en un ser humanoide de túnica fosforescente que le dijo: Bienvenida, has pasado a la última estación de tu peregrinaje.

̶  ¡No puede ser! ¿Dónde estoy?

̶ En el lugar del que procedes le llaman cielo, gloria, edén, paraíso. ¡Eres afortunada!

̶ ¡Entonces sí existe! ¡Estoy desnuda! ¿Dónde está mi ropa?

̶  Eso aquí no importa, te irás despojando de todos tus pudores. Haz de cuenta que eres una papa recién desenterrada, te vas a limpiar de la mugre que traes de allá abajo, la ropa es innecesaria aquí. Tienes mucho por aprender, pero tienes la eternidad para hacerlo. Te vamos a pasar a la primera sala, la de depósito de almas, entrarás en un gran borbollón de aguas termales. Verás algunas caras conocidas, viajeros que se te adelantaron en el tiempo.

̶ ¿Y mi marido? Me acababa de pasar el volante para dormitar, iba a continuar manejando después del siguiente pueblo. Hace unos momentos se nos echó encima un camión cargado de brócoli. Tengo que decirle que yo no tuve la culpa. ¡Por más que le pité al chofer del camión no abrió los ojos, se quedó dormido al volante!

Desconfiando de mi poca experiencia de manejo en carreteras angostas y curveadas, mi esposo me repitió varias veces que tuviera mucho cuidado. Estaba muy cansado por haber manejado 300 km de un jalón, después de una noche de desvelo. Teníamos que llegar a bautizar a un sobrino mío en Guadalajara. Como siempre, se le había complicado la entrega de un informe, eso nos retrasó. Salimos de la Ciudad de México estresados, para variar, en plena hora pico. No tomamos avión porque planeó hacer una escala de trabajo en Salvatierra, Guanajuato. En el convivio con su cliente se tomó cinco o seis cervezas y la comida fue abundante; eso bastó para que le diera mucho sueño. Salimos de una parte en la que nos convenía más transitar por la carretera libre a Guadalajara, al menos durante parte del trayecto.

̶ He consultado la lista en el oráculo celestial, él no aparece. La última actualización dice que se atoró en el trayecto, ni siquiera alcanzó a ser reconstruido, llegó embadurnado de brócoli, así llegan los que hacen antesala en el purgatorio, al natural, sin pelar.

̶ No puede ser, él es tan bueno y amoroso.

̶Para empezar, él ya no es. ¿Cómo te puedo explicar? Allá y acá ya no se es, tampoco se está. Esas construcciones terrenales no aplican. En estos momentos me estoy comunicando contigo a través de un protocolo universal, el verbo ser es filtrado a distintos niveles, vas a tener que aprender un nuevo lenguaje para el flamante mundo en el que serás depositada, como ya te dije.

Por tu marido no te preocupes, ya no cuenta, por decirlo de alguna manera. Déjame revisar sus posibilidades de alcanzarte. Mmm, ah cabrón, es de lo que pertenecen al carril zigzagueante 21-21-21-666, con razón.

̶ Si acaso eres San Pedro, no puedes ser tan malhablado.

̶  No me eches la culpa a mí, ni me critiques, en todo caso es bronca de Champollion y San Jerónimo, ellos le ponen de su cosecha residual humana a cada actualización lingüística, yo sólo las uso. Además, me repatea ver cómo venden un paraíso inmaculado, tenemos algunas fallitas también, ni que fuéramos santos absolutos. ¿Acaso lo de “a su imagen y semejanza” no te dice algo? Allá abajo son tan básicos, no leyeron bien los pergaminos.

̶  ¿Van a achicharrar a mi marido para siempre?

̶  No mujer, ese es un cuento de Dante Alighieri. Simplemente le van a dar un escarmiento por cogelón indiscriminado. Mira que tener 2 mujeres de planta y 3 hijos en dos ciudades.

̶ Conmigo no tuvo ningún hijo.

̶  Dije “mujeres”; tú eres la esposa. Fuiste una fachada, contigo construyó un refugio desde donde se lanzaba como águila sobre una estepa cada vez que se le atravesaba alguna presa. Una verdadera ave de rapiña con garras acariciantes.

̶  Con razón tenía tantos viajes, juntas, lanzamientos de productos, seminarios, conferencias, cursos de pintura, idiomas, terapias. Se daba tiempo inclusive para ir de cacería, hasta me traía carne de venado, mi debilidad; el mismo la asaba, me la daba en trocitos perfectamente cuadrados y en tiritas. Un cuadrito, una tirita, un sorbo de vino, una chupada de pezones. Era irresistible el muy…

̶ Hay narraciones parecidas. Otras mujeres que tuvieron amoríos con tu marido nos llegaron antes que tú. Eso nos permitió solidificar su clasificación arancelaria celestial: 21-21-21-666. Es un modelo que causa gran felicidad y satisfacción por una parte y lo opuesto por la otra. Lo estamos promediando para ver cuántas mentiras blancas, negras, piadosas, estratégicas, circunstanciales, providenciales y demás, usó para tener a tantas sin ser descubierto. Su oficina tenía una salida secreta. Tú lo ibas a dejar ahí, él salía por la parte de atrás. Tenía trajes y camisas de la misma marca y color, por eso nunca le descubriste marcas de carmín… las otras tampoco. Hay un largo etcétera, no sabes cómo vas a gozar y sufrir la película que te pasaré más tarde.

̶ No entiendo, te escucho muy condescendiente con él. Esperaría un juicio sumario y, para que rime, lapidario.

̶ Ah, mira, con razón gozaba tu conversación, hablas bien bonito.

̶ No sé por qué no siento tanto coraje.

̶ Aquí eres más leve, todo lo es. La sensación de ligereza y descargo es el primer don paradisíaco. Ni el más elaborado láudano terrenal podría inducir ese efecto.

̶ No has hablado de castigos, ni nada parecido. Oh sí, mencionaste la palabra “escarmiento”.

̶  Ajá, así es. Ya tenemos una actualización: está en el Purgatorio, viendo en tiempo real la película de nuestra conversación. Lleva puesta una camisa de fuerza amarrada con tiras luminosas, le van a dar sopa de brócoli ad infinitum, a punta de cucharón horchatero. Por cierto, estás en la lista de alimentadoras, llevas mano, sólo será un cachito de eternidad. Puedes hacer con él lo que sea, menos matarlo, eso no tendría sentido. En el Purgatorio no hay pecados, ahí es borrón sin suma y sigue. Tu interrogatorio y reproches son parte del escarmiento. Luego lo interrogarán y reprocharán las otras.

̶  Cuando te hartes, chasquea tus extensiones digitales, te izaremos hacia el borbollón de todos los tiempos de una buena vez.

̶ San  Pedro, estoy alarmada, pobrecito, creo que aún lo amo. Los reclamos siempre fueron un tormento para él.

̶  ¡No te digo, por eso me choca ese modelo… y el tuyo! ¡Dios los hace y solos se juntan!

̶  De haber sabido que son tan laxos aquí me hubiera portado mal en la tierra.

̶ ¡No, tu modelo no está programado para ese modo… ni hablar… al borbollón!

̶  ¡Espera, por favor, San Pedro! ¿Alguna vez podrá llegar al cielo?

̶  Ya te dije, lo están promediando. Por lo que veo, su caso también ameritará todo tipo de ponderaciones matemáticas y filosóficas. Lo sabremos hasta que llegue al voladizo de los veredictos. ¡Al borbollón!

 

 

 

Este escrito es un adelanto de Sargazo, libro de próxima publicación.

Ver también

Shower en pro del Asilo de Ancianos

Con esto buscan que la ciudadanía participe en esta noble causa para las personas de …