DESTACADAS
Inicio > cintilla > ¿COMÓ JUSTIFICAMOS EMBORRACHARNOS?
¿COMÓ JUSTIFICAMOS EMBORRACHARNOS?

¿COMÓ JUSTIFICAMOS EMBORRACHARNOS?

ESPECIAL, may 12 (ESP/NPN).- Beber en casa después de un día largo de trabajo implica más riesgos de lo pensado.
Los empleados de clase media no están conscientes de cómo ponen en riesgo su salud cuando consumen alcohol para liberar el estrés, asegura un nuevo estudio en el que encontraron que consideran que pueden tener una copa o dos de vino, o cualquier otra bebida como “recompensa” por un largo día de trabajo o después de haber cuidado a sus hijos.
Pero muchos de ellos parecen ignorar que estas pequeñas cantidades de alcohol pueden causarles problemas a largo plazo, incluyendo daños al hígado y ciertos tipos de cáncer.
Investigadores de la Universidad de Suderland dicen que hay una “percepción común” entre los profesionistas de clase media que creen que tomar en casa es sano. Y advierten que este grupo de individuos pueden tener más adicción al alcohol que los jóvenes que toman los fines de semana.
El mes pasado, la Organización Británica del Hígado (British Liver Trust) advirtió que se ha incrementado el número de pacientes con enfermedades relacionadas con el alcohol, que han ingresado al hospital. Estos individuos son “bebedores cotidianos”, de clase media.
El Sistema Nacional de Salud del Reino Unido, demostró que los profesionistas son más propensos a consumir alcohol que aquellos con pocos recursos.
Este estudio fue publicado en la revista BMC de Salud Pública. En él los investigadores entrevistaron a 49 hombres y mujeres entre 21 y 55 años, y analizaron sus hábitos de consumo de alcohol y las razones que lo provocan.
Ellos representaban 5 grupos diferentes, y todos trabajaban alrededor de 35 horas a la semana y eran empleados del sector público, de compañías fiscales o compañías químicas.
Los investigadores descubrieron que los trabajadores promedio no le dan importancia a su consumo del alcohol y minimizan los efectos negativos que este pueda tener. Encontraron que aquellos empleados de clase media que beben en casa como recompensa por su trabajo, encuentran en el alcohol una forma de aliviar el estrés.
Nuestra investigación demuestra la percepción común entre profesionistas que comúnmente toman en casa, especialmente vino, y creen que esto es sano, sin darse cuenta de las consecuencias negativas. Ellos no ven este patrón como un problema, pero la evidencia sugiere que este hábito de consumo tiene como consecuencia problemas de salud a largo plazo, por lo que es un problema de Salud Pública”, dijo el Dr. Lyn Brierley-Jones de la Universidad de Sunderland.
El consumo del alcohol siempre se analiza desde la perspectiva de jóvenes que toman en exceso los fines de semana o aquellos que ya son adictos. No obstante, lo que ya se está empezando a reconocer es que consumir alcohol de manera regular en bajas porciones es dañino y quienes lo hacen, tienen la capacidad económica para consumirlo diariamente en sus casas.”
Uno de los voluntarios era un padre de familia con cuatro hijos, de acuerdo con él: “Yo bebo porque tengo un día de trabajo muy estresante; porque también estoy estresado en casa y con mis hijos sólo hago cosas de niños. Cuando se duermen, tomar un trago me hace sentir un adulto otra vez.”
Otro voluntario masculino dijo: “Creo que bebo más cuando estoy en casa, simplemente porque no tengo que pagar más caro por una bebida cuando salgo con mis amigos. En casa tengo la botella a mi lado en cualquier momento.”
Otro voluntario admitió lo siguiente: “Yo estoy consciente de la información sobre lo que debo hacer y cuánto debo consumir. Yo no me considero un bebedor asiduo, pero según el gobierrno, estoy arriba del promedio.”
En el Reino Unido, el gobierno advierte que los hombres no se deben exceder de 4 unidades de alcohol diarias (lo equivalente a cerveza y media) y las mujeres no deben pasar de 3 unidades (175 ml de vino).

email