Inicio / Cintilla / Las paradojas del amor

Las paradojas del amor

Rafael Robles Flores

El amor es la preocupación activa por la vida y el crecimiento de lo que amamos.” (Erich Fromm)

Estamos en el mes del amor y la amistad. La publicidad se ha encargado de proyectarnos que al festejar el día de San Valentín, estamos ante la tercera celebración con más impacto económico de México después del Día de las Madres y del Día del Padre, según Concanaco. De acuerdo a estos datos, los jóvenes entre 16 y 19 años son los que más gastan en regalos y los que menos son individuos entre los 31 y 50 años de edad.

LEPETITE WHATSAPP TOP
CASINO KARAOKE TOP
CASINO REINAS TOP
CASINO JACKPOT TOP
CASINO BINGUISIMO TOP
ENI CORAZONES TOP

El INEGI señala que en México había 4 divorcios por cada 100 matrimonios en 1980 y para 2013 se registraron 19 divorcios por cada 100 enlaces matrimoniales. Entre los años 2000 y 2015 el monto de divorcios aumentó 136.4%, mientras que la cantidad de matrimonios se redujo en 21.4 por ciento. A nivel nacional la edad media para el matrimonio en los hombres es de 30 años de edad y para las mujeres es de 27. La edad media en la que se divorcian las mujeres es de 37 años y en los varones es de 40 años. Para 2016, el 58.1% de la población entre 15 años y más se encontraba casada o en unión libre, 31.4% soltera y 10.5% separada, divorciada o viuda.

Ahora bien, el mismo INEGI comparte que el 66% las mujeres mayores de 15 años de edad han sufrido algún tipo de violencia en su vida por parte de varones. Sonora se ha mantenido, desafortunadamente, en el primer lugar nacional en violencia durante el noviazgo y es sexto lugar nacional en violencia emocional hacia la mujer con el 83.5%. Información proporcionada por la Secretaría de Seguridad Pública añade que la violencia intrafamiliar se ha incrementado 25% en nuestro estado en el último año y Cajeme es tercer lugar nacional en feminicidios.

Ante esta realidad las preguntas obligadas serían entonces: ¿Qué es el amor? En tal caso, requiere conocimiento y esfuerzo. ¿O es el amor una sensación placentera, cuya experiencia es una cuestión de azar, algo con lo que uno tropieza si tiene suerte?

Todos están sedientos de amor; ven innumerables películas basadas en historias de amor felices y desgraciadas, escuchan centenares de canciones  que hablan del amor. Sin embargo, casi nadie piensa que hay algo que aprender acerca del amor.

Esa peculiar actitud se debe a varios factores que, individualmente o combinados, tienden a sustentarla. Para la mayoría de la gente, el problema del amor consiste fundamentalmente en ser amado, y no en amar, no en la propia capacidad de amar. De ahí que para ellos el problema sea cómo lograr que se los ame, cómo ser dignos de amor.

Una obra esencial que nos puede aportar diversas reflexiones sobre este tema es “El arte de amar” del psicólogo alemán Erich Fromm.

El libro postula principalmente que el amor es la respuesta al problema de la existencia humana, puesto que el desarrollo de éste conlleva a una disolución del estado de separación sin perder la propia individualidad. Asimismo estudia la naturaleza del amor en sus diversas formas: amor de padre y de madre, amor a uno mismo, amor erótico y amor a Dios. El autor postula que los elementos necesarios para el desarrollo de un amor maduro son el cuidado, la responsabilidad, el respeto y el conocimiento.

Para este psicólogo, el amor no es solo una relación personal, sino un rasgo de madurez, y tampoco es algo pasajero y mecánico, como a veces nos induce a creer la sociedad consumista actual, sino que es un arte, el fruto de un aprendizaje. “Sin amor la sociedad no podría existir un día más”.

Si queremos aprender a amar, decía el pensador alemán, tenemos que actuar como haríamos si quisiésemos dominar cualquier otro arte, como la música, la pintura,  carpintería o el arte de la medicina o la ingeniería y dedicarle nuestra energía. “El amor intenta entender, convencer, vivificar. Por este motivo, el que ama se transforma constantemente. Capta más, observa más, es más productivo, es más él mismo.”

No obstante el profundo anhelo de amor, casi todo lo demás tiene más importancia que el amor: éxito, prestigio, dinero, poder. Dedicamos casi toda nuestra energía a descubrir la forma de alcanzar esos objetivos, y muy poca a aprender el arte del amor.

Por lo tanto, es necesario invertir tiempo y esfuerzo para desarrollar las actitudes que nos permitan crecer en la dimensión del amor. Usted, ¿qué piensa?

 

 

Ver también

VIII Jornada de Retinopatía en Poblado Miguel Alemán

Beneficiarán a pacientes diabéticos de escasos recursos. HERMOSILLO, SON. Feb. 17 (ESP/NPN).- Para atender a …