Inicio / Cintilla / Crecen casi 10% casos de diabetes tipo 2; primera causa de muerte

Crecen casi 10% casos de diabetes tipo 2; primera causa de muerte

Este año subió a 335 mil 134 el número de pacientes diagnosticados, tras alerta epidemiológica; urge un Registro Nacional de Diabetes, plantean expertos

CIUDAD DE MÉXICO, nov. 12.- Tras la alerta epidemiológica por la diabetes mellitus que se emitió hace casi un año, aumentó 9.7% el número de pacientes diagnosticados con diabetes tipo 2, mientras que más de 50% de los enfermos no cuenta con un control de su nivel de glucosa y carecen de medicamentos y pruebas.

BUEN FIN DENTISTAS TOP
BUEN FIN NOTAS
LEPETITE BUEN FIN INTERIOR NOTAS 1
LEPETITE BUEN FIN INTERIOR NOTAS 2
LEPETITE BUEN FIN INTERIOR NOTAS 3
ENI NETWORKS BUEN FIN TOP

En 2016 había 307 mil 247 casos; este año se incrementaron a 335 mil 134, de acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

El aumento en diagnósticos se debe a que las instituciones de salud han sumado esfuerzos en la detección de la enfermedad, ocasionada por malos hábitos alimenticios, obesidad y sobrepeso, afirmó la presidenta de la Federación Mexicana de Diabetes, Gisela Ayala Téllez.

Misael López, de 34 años, perdió una pierna a causa de la enfermedad. Y, pese a que estudió ingeniería, le ha sido difícil hallar un trabajo bien remunerado; ha salido adelante como músico y cantante.

Francisco Suárez desoyó el diagnóstico y ahora, con 37 años, ha quedado ciego y además necesita un riñón.

La falta de control, abasto de medicamentos y pruebas son los principales retos a vencer para frenar esta enfermedad, que es la primera causa de muerte en la República

A casi un año de que se emitió la alerta epidemiológica por la diabetes mellitus en México, aumentaron 9.7% los diagnósticos de diabetes tipo 2, mientras que más de 50% de los pacientes declarados con diabetes no cuentan con un control de su nivel de glucosa y carecen de medicamentos y pruebas.

En un comparativo de estadísticas del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica se observó el incremento de los pacientes con diabetes tipo 2 ocasionada por malos hábitos alimenticios, obesidad y sobrepeso, cuando en 2016 había 307 mil 247 casos, este año subió a 335 mil 134 pacientes.

Además, en el caso de la diabetes tipo 1, está cerca de superar los índices del año pasado, debido a que en 2016 fueron notificados 2 mil 250 diagnósticos, en lo que va del año van 2 mil 96 casos, lo que significa que están a 6.8% de alcanzar la cifra anterior.

El aumento de diagnósticos de este año se debe a que las instituciones de salud han sumado esfuerzos en la detección de esta enfermedad, aseguró la presidenta de la Federación Mexicana de Diabetes, Gisela Ayala Téllez, en el marco del Día Mundial de la Diabetes, que  se celebra el 14 de noviembre.

“Se han incrementado los registros. Hoy en día el Sistema de Información en Crónicas brinda información de la Secretaría de Salud, se ha hecho un trabajo realmente notorio en recabar datos de los pacientes que están siendo atendidos en las clínicas de la Secretaría de Salud federal”, consideró.

Sin embargo, Ayala Téllez consideró que la falta de control, abasto de medicamentos y pruebas, y la ausencia de un Registro Nacional de Diabetes, son los principales retos para enfrentar esta enfermedad que es la primera causa de muerte en el país.

De una muestra nacional de 1 millón 12 mil 265 pacientes diabéticos del sector Salud público, el Observatorio Mexicano de Enfermedades No Transmisibles (OMENT) determinó que 53.4% de los pacientes diagnosticados no cuenta con un registro de medición de glucosa en los últimos 12 meses.

Aunque existen esfuerzos institucionales y de organizaciones civiles para el tratamiento de esta enfermedad, sólo 46.6% de los diagnosticados de la muestra, equivalente a 471 mil 552 personas, cuenta con un registro de medición del nivel promedio de glucosa en este año, afirmó Gisela Ayala Téllez.

Lo que resulta preocupante es que el OMENT reporta alrededor de 40% de los pacientes con metas de control, pero todavía nos falta mucho para que realmente los pacientes diagnosticados con diabetes tengan el control de su condición”, sostuvo en entrevista.

El OMENT publicó las quejas de los pacientes diabéticos por el desabasto de medicamentos para pruebas y tratamientos en 138 centros de salud en 27 entidades. En total fueron 5 mil 565 quejas por la carencia de metformina tableta de 850 mg, el cual ocupa el primer lugar de quejas; insulina glargina, reactivos de glucosa capilar, hemoglobina glucosilada, microalbuminuria y glucosa venosa.

Para Ayala Téllez, la hemoglobina glucosilada juega un papel primordial en cuanto qué tan controlados se encuentran con el tratamiento médico, sin embargo, 454 pacientes manifestaron no hallar el medicamento en su Centro de Salud.

Aun con las políticas de prevención y control de la diabetes mellitus establecidas por la Secretaría de Salud, la tasa de nuevos casos y fallecimientos incrementó en tres años, al pasar de 401 casos a 487 por cada 100 mil habitantes en el primer caso, y 104.7% en la mortalidad en personas sin seguridad social.

De acuerdo con los reportes de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en 2015 y 2016, en la Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, las irregularidades presentadas en su funcionamiento debilitan el combate a estos padecimientos.

En 2016 el órgano fiscalizador encontró un daño por 9 millones 952 mil pesos por concepto de insumos pagados a los proveedores del Cenaprece sin que éstos cumplieran con la caducidad mínima requerida al momento de su entrega.

Los insumos se refieren a las tiras reactivas compradas (glucosa, microalbúmina, hemoglobina y lípidos) que sirven para la detección y control de la enfermedad.

Hasta febrero de este año, el Estado de México y Durango no reportaron al Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece) el uso de las tiras reactivas adquiridas 2016 para la atención de este programa.

Se identificó que los Certificados Analíticos de las tiras reactivas de microalbúmina, hemoglobina y lípidos señalan una caducidad distinta de la contenida en los Registros Sanitarios que presentaron los proveedores al momento de acreditar la caducidad de los bienes ofertados en los procedimientos licitatorios, por lo que los bienes entregados no se corresponden con los contratados”.

Resultado de la ASF, las deficiencias en el diseño de la política pública se reflejaron en la operación, pues tanto el Cenaprece y la SSA no contaron con un programa de promoción de la salud que propicie en las personas conductas, valores y actitudes adecuadas para su beneficio.

Además de dichos señalamientos, la ASF indicó que el proceso de adjudicación contó con deficiencias que limitaron la libre participación y competencia económica.

De acuerdo con lo señalado por los licitantes en las juntas de aclaraciones, sin observar los criterios de economía, eficiencia, eficacia, imparcialidad y honradez para garantizar las mejores condiciones para el Estado disponibles en cuanto a precio, calidad, financiamiento y oportunidad”, señala el reporte.

“LAS EMPRESAS TE VEN COMO UN RIESGO LABORAL”

Misael López, con estudios en ingeniería mecánica y músico desde la niñez, ha comenzado a poner en su currículum una foto de él sin una pierna y con muletas. Esto le evita traslados innecesarios a empresas que lo llaman para entrevistas y que, al verlo, lo descartan, porque lo perciben como un riesgo laboral.

La diabetes tipo 2, que se le desarrolló a los 12 años, provocó que a los 30 tuvieran que amputarle la pierna derecha hasta la rodilla.

Cuatro años después, Misael busca trabajo en empresas que dan cabida a personas con discapacidad. Sin embargo, los bajos salarios impiden que acepte un puesto.

Es algo difícil, y los trabajos que hay para personas con discapacidad son muy sencillos y te ofrecen un sueldo mísero; una persona con discapacidad no viviría con tres mil pesos al mes”, relata a Excélsior.

Al principio, la situación le causaba mucho enojo, aunque afirma que ahora ya la entiende, lo que no quita que no consiga un trabajo fijo que le permita solventar sus gastos. ¿Qué le queda? La música.

Desde niño toca la guitarra, el teclado y canta. Es lo que, tras la amputación, lo ha mantenido a flote económicamente, ante la falta de oportunidades y de apoyo gubernamental para personas en su caso.

Yo no lo necesito, tengo otra profesión que me ha sacado adelante, y si no fuera por eso no sé qué estaría haciendo. Me dedico a tocar y a cantar. Todos mis clientes me conocen y me contratan por lo que sé hacer, no por la apariencia”, cuenta.

Para él la enfermedad comenzó muy joven, pese a que sus padres, ambos diabéticos, conociendo su predisposición al padecimiento, siempre cuidaron su alimentación.

Tuvieron que cortarle la pierna luego de que un callo en el pie se convirtiera en una llaga que duró abierta tres años, por los problemas de cicatrización que trae consigo la diabetes. Un material mal esterilizado en el hospital, durante una curación, le provocó una infección que no cedió.

“Cuando te dicen que te van a amputar ves un panorama incierto. No sabía qué iba a hacer con mi vida, estuve en depresión tres meses. Tuve que acudir a terapia por cuestiones mentales que te genera el hecho de no verte completo y sentir el rechazo de las personas, el no poderte valer por ti mismo”, narra.

Con la prótesis que ahora tiene puede caminar, manejar y desenvolverse por sí solo, aunque es un aparato de bajo costo proporcionado por el gobierno y ha tenido que gastar mucho para hacerlo más cómodo y funcional.

Pese a la enfermedad, Misael se muestra optimista: “Creo que por algo estamos en esta vida y alguna misión tenemos que cumplir, que lo que nos queda es seguir buscando y echarle ganas”.

excelsior.com

Ver también

LMP por dentro

ESPECIAL, nov. 17.- Orantes debuta con triunfo como manager de Cañeros; Juárez llega a 15 …