Inicio / Cintilla / Así es como los cárteles mexicanos buscan apropiarse de Nueva York

Así es como los cárteles mexicanos buscan apropiarse de Nueva York

Los narcotraficantes utilizan una droga que es 50 veces más poderosa que la heroína

ESPECIAL, nov. 14.- Tenían un par de semanas en Estados Unidos provenientes de México. La pareja de mediana edad se encontraba en Nueva Jersey, había ido de compras a un Walmart, cenaron en un IHop. Volvieron a casa sólo para ser arrestados.

Agentes antinarcóticos estadunidenses, con una orden de cateo en mano, entraron en el departamento ubicado en uno de los departamentos de los edificios de Queens.

BUEN FIN DENTISTAS TOP
BUEN FIN NOTAS
LEPETITE BUEN FIN INTERIOR NOTAS 1
LEPETITE BUEN FIN INTERIOR NOTAS 2
LEPETITE BUEN FIN INTERIOR NOTAS 3
ENI NETWORKS BUEN FIN TOP

Dentro de una de las tantas maletas con las que habían llegado a Estados Unidos, los oficiales hallaron drogas, pero no “las de siempre”.

No era metanfetamina, ni cocaína, mucho menos mariguana, se trataba del fentanilo puro, un opioide sintético y extremadamente peligroso, 50 veces más poderoso que la heroína.

Lo letal de esta droga se muestra con los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los cuales señalan que más de 60 mil personas murieron por sobredosis en los Estados Unidos el año pasado.

Así como que las muertes por opioides sintéticos como el fentanilo se multiplicaron por cinco. La pareja poseía 141 libras, casi 64 kilos, de dicha sustancia. Fue el decomiso de fentanilo más grande en la historia de los Estados Unidos.

De acuerdo con la Administración para el Control de las Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), en esos 64 kilos había la suficiente droga para para matar a 32 millones de personas.

Rogelio Alvarado Robles, de 55 años, y Blanca FloresSolís, de 52, fueron arrestados.

Y aunque no tenían antecedentes penales, mucho menos armas, ambos eran emisarios del narcotráfico para negociar la venta de decenas de millones de dólares en narcóticos, como ejecutivos farmacéuticos en un “viaje de negocios”.

Para la DEA, los cárteles de la droga buscan convertir Nueva York en su centro de distribución. En lo que va del año se han incautado más de 350 libras, casi 159 kilos, de fentanilo puro en la ciudad de Nueva York, 10 veces más que en 2016.

El fentanilo le da la vuelta a la heroína por sus diversas ventajas. Primero porque es mucho más rentable.

Además, lejos de cultivarse entre la maleza de las lejanas sierras, como la amapola, planta base de la heroína, ésta, como la metanfetamina, puede fabricarse en laboratorios clandestinos utilizando productos químicos relativamente baratos.

Sin mencionar que su potencia hace que se pueda diluir para aumentar exponencialmente las dosis a nivel de la calle, ya sea en forma de polvo o píldoras alternativas presionadas para parecerse a marcas como OxyContin y Percoset.

Para James Hunt, jefe de la División de Nueva York de la DEA, la forma en que se distribuye esta droga en la ciudad también es diferente.

Dejan a un lado la violencia, los narcotraficantes se convierten en “malvados hombres de negocios”, quienes invierten 3 mil dólares y ganas millones de dólares.

“Son inteligentes”, asegura Jimmy Arroyo, un agente especial de la DEA que lidera el equipo que en los últimos meses ha realizado varios arrestos importantes relacionados con los traficantes mexicanos.

“Saben que si matan gente, atraerán la atención”. La organización criminal encargada de llevar el fentanilo a Estados Unidos es el Cártel de Sinaloa.

De acuerdo con la DEA, el 80% del fentanilo incautado en el área de Nueva York está relacionado con los capos sinaloenses.

Y no es sorpresa para las autoridades estadunidenses, de acuerdo con su Evaluación Nacional Sobre la Amenaza de las Drogas, el Cártel de Sinaloa es el que tiene mayor presencia en Estados Unidos.

Esto pese a que su líder más reconocido, Joaquín Guzmán Loera “El Chapo” está preso en una cárcel de Manhattan. Por lo que quizá la defensa del capo criminal puede ser financiada en parte con los beneficios de las ventas de fentanilo hechas a solo unos pocos metros de su celda.

Incluso los narcotraficantes evitan las zonas precarias del barrio neoyorquino, para evitar ser robados o detectados por la DEA. Son los lugares de alto prestigio de Nueva York donde buscan asentarse.

La preocupación por las drogas, por parte de los estadunidenses es tal que el presidente Donald Trump declaró que la adicción a opiáceos era una emergencia de salud pública. Por su parte, el Fiscal General Jeff Sessions ha definido al fentanilo como “la droga asesina número uno en Estados Unidos […] y por muy mortal que sea, puedes conectarte y pedirlo por correo”.

lasillarota.com

Ver también

El PRI reta a la SCJN: podría echar atrás la regulación a la publicidad

Jorge Carlos Ramírez Marín, presidente de la Mesa directiva de la Cámara de Diputados, aseguró …