Inicio / Cintilla / ¡¡¡Padre nuestro, el perdón!!!

¡¡¡Padre nuestro, el perdón!!!

“Cocktel con sabor”

¡¡¡Padre nuestro, el perdón!!!

Sharon Melis

CAMINO MINI NOTAS INTERIOR
CAMINO REAL NOTAS ADENTRO
ENI MAYO TOP
BOX TOP
NUEVARED TOP

Excelente fin de semana, que sea pleno en el amor de Cristo.

El tema del perdón es siempre una acción y enseñanza diaria,  para muchos un tema difícil de digerir cuando aún no hemos comprendido como aplicarlo.

Una acción que solo se lograra conforme al corazón contristado para saber que todo comienza por aceptar, que primeramente somos nosotros mismos quienes debemos reconocer que hemos dañado a otros con nuestra soberbia, orgullo, y vanidad, somos el primer objetivo al principio del cambio.

¿Estamos listos para comenzar? ¿Hemos reconocido  humildemente  que somos nosotros los que también hemos dañado a otros?  No ser víctimas cuando hemos hecho daño por igual o  peor aún, mayores daños.

No levantemos nuestro  dedo para señalar a otros o abrir nuestros labios para hablar.

El primer paso cuesta, pero  de sabios es ser el primero, y de necios obstinados el de aquellos que perduramos en la ignorancia del rencor, pensando es de sabios.

Terminaremos en un abismo sin salida, la amargura  nos arrastrara a las enfermedades físicas junto con una muerte espiritual.

No todo en la vida son las cosas mundanas o las enseñanzas de hombres, o ser intelectual o el que más  haya leído  libros  acerca de cómo vivir la vida

para dar una imagen de ser un gran conocedor, cuando nuestra alma y espíritu están vacíos.

Hay palabra pura y de gran conocimiento para nosotros y esa comienza por algo natural, la necesidad de ser amados, perdonar nos llevara al camino del éxito ¿Quiénes somos en realidad y a donde vamos, que deseamos y por dónde comenzar?

El perdón, un gran inicio para buscar lograr nuestros sueños, un proyecto, una meta, un final, todo es posible si damos el primer paso: EL PERDON… y ese comienza así…..

Padre Nuestro, que estás en las flores, en el canto de los pájaros, en el corazón latiendo; que estás en la compasión, la caridad, la paciencia y el gesto de perdón.

Padre Nuestro, que estás en mí, que estás en ese que yo amo, en ese que me hiere, en aquel que busca la verdad…

Santificado sea tu Nombre por todo lo que es bello, bueno, justo y misericordioso.

Venga a nosotros tu reino de paz y justicia, fe, caridad, luz y amor.

Hágase tu voluntad, aunque mis ruegos reproducen a veces más mi orgullo, que mis necesidades reales.

Perdóname todas mis ofensas, mis errores, mis faltas.

Perdona cuando se vuelve frío mi corazón; Perdóname, así como yo intento perdonar a aquellos que me ofenden, incluso cuando mi corazón está herido.

No me dejes caer en las tentaciones de los errores, de los vicios, de la crítica, la destrucción y el egoísmo.

Y líbrame de todo mal, de toda violencia, de todo infortunio, de toda enfermedad.

Líbrame de todo dolor, de toda tristeza y de toda desilusión.

Pero, aún si tales dificultades vez que son necesarias en mi vida, que yo tenga la fuerza y el coraje de decir: ¡Gracias, Padre, por esta lección!

¡¡¡Que así sea!!!

Comparto este padre nuestro para que reine la paz. Amén.

Ver también

Calor da hincapié a enfermedades

Golpes de Calor y diarreas son las principales enfermedades en la temporada de calor. Por …